• Regístrate
Estás leyendo: Alcalde entregará Casa de Cultura a católicos sólo con mandato
Comparte esta noticia
Viernes , 19.10.2018 / 06:44 Hoy

Alcalde entregará Casa de Cultura a católicos sólo con mandato

Feligreses tomaron las instalaciones de dicha dependencia, situación que ha generado opiniones divididas entre la población, sin embargo tanto ayuntamiento como Iglesia han acordado diálogo.
Publicidad
Publicidad

Aunque admitió que hay diálogo con el párroco de Huauchinango, Gustavo Corona, a través de la Secretaría de Gobernación, el alcalde Gabriel Alvarado Lorenzo aseguró que su postura es a favor de la cultura y que sólo si hubiera un mandato judicial entregaría el edificio de la Casa de Cultura a los católicos que la tomaron desde el domingo pasado.

No obstante, llamó a la población a la prudencia y a evitar la confrontación ante la exigencia de la iglesia de la que, dijo, es miembro, pero “mi postura es tajante en favor de la cultura y de los huauchinanguenses” y confirmó que la intención los feligreses con la ocupación del edificio es que haya una diócesis. 

“Eso me parece bueno, sin embargo como autoridad no puedo responder a intereses personales, sino a los de la comunidad y sólo mediante un mandato judicial o de la presentación de una escritura yo pudiera devolver estos bienes”, dijo. 

A más de 72 horas de la ocupación de las instalaciones de la Casa de Cultura por un grupo de feligreses que reclaman la propiedad del inmueble, porque ahí estuvo el “huerto del conjunto conventual” y con “7 mil 500 firmas de respaldo”, las opiniones de la población siguen divididas, aunque, según la apreciación del alcalde, “la mayoría de la sociedad civil se ha manifestado porque se devuelvan los espacios a la Casa de la Cultura”.

En entrevista, Alvarado Lorenzo negó que haya habido un convenio con el sacerdote, pero aclaró que se le han hecho varias propuestas que eviten un conflicto social, como que los católicos “permitan que se sigan realizando las actividades de la Casa de Cultura en este edificio público, hasta que se resuelva el problema”.

Indicó, además, que para evitar malos entendidos le ha solicitado al padre Corona que sólo él sea su interlocutor y “no personas que tienen sus intereses alejados de la iglesia Católica o personas que puedan complicar el proceso de diálogo”.

Admitió estar informado que en la pasada administración municipal, encabezada por el ex presidente municipal Omar Martínez Amador, hubo un acuerdo con el sacerdote para construirle algunas oficinas luego de que permitiera la construcción del puente del Distribuidor Vial Huauchinango en el espacio del parque de juegos infantiles –que la Iglesia también reclamaba como de su propiedad- “pero cuando llegamos a la administración la obra ya estaba concluida y el presupuesto ejercido. No era posible cumplir ese compromiso”.

También dijo que otros ayuntamientos recibieron peticiones para que devolvieran esos espacios, pero desde hace muchos años son “del gobierno federal y por eso nosotros les expresamos que no veíamos posible la entrega de este edificio. Es un espacio público”.

Señaló sentirse sorprendido por lo acontecido, porque aunque hubo “muchas voces que me comunicaron que en los servicios en la iglesia se invitaba a la toma de la Casa de la Cultura el padre nos dijo que no había nada. De todas maneras se lo reportamos a Gobernación. Cuando se dio la toma alguien se introdujo al edificio posiblemente desde la casa parroquial y desde dentro abrió las puertas” y aunque indicó que el hecho constituye un delito se han abstenido de “denunciarlo ante las autoridades, para privilegiar el diálogo”, incluso indicó que este miércoles habían pactado una cita “desconozco por qué adelantaron esta acción”.

Por otra parte, trascendió que el párroco Gustavo Corona Ortega fue recibido la mañana de este martes por Arturo Manuel Díaz León, director general de Asociaciones Religiosas, de la Secretaría de Gobernación federal, aunque se desconocen los términos de su plática.



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.