“Si cometí una falta, renunciaré”: Valencia

El delegado de Iztapalapa pelea ahora en Twitter con el senador panista Javier Lozano.

México

La Contraloría del Gobierno del Distrito Federal inició una investigación contra el delegado de Iztapalapa, Jesús Valencia, por el posible conflicto de intereses del funcionario con la empresa Amexire, propietaria de la camioneta que chocó el miércoles pasado.

Al respecto, el funcionario dijo que de haber alguna irregularidad renunciará al cargo.

La dependencia confirmó que se iniciaron las investigaciones luego de que el propio delegado confesara que el vehículo es de dicha empresa, que además es contratista de la delegación.

MILENIO publicó que apenas en agosto pasado Amexire ganó una licitación por hasta 48 millones de pesos por la rehabilitación de casas con recursos federales del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social.

La Contraloría especificó que Valencia tiene que justificar los hechos para que no caiga en una irregularidad administrativa marcada en el artículo 39 de la Ley de Adquisiciones del Distrito Federal, que en su fracción primera detalla que las delegaciones, entre otros entes, se abstendrán de celebrar contratos o recibir propuestas en materia de arrendamientos, adquisiciones o prestación de servicios con personas que tenga algún tipo de relación.

“Aquellas en que el servidor público que intervenga en cualquier forma en la licitación y adjudicación del contrato tenga interés personal, familiar o de negocios, incluyendo aquellas a las que les pueda resultar algún beneficio para él, su cónyuge o sus parientes consanguíneos hasta el cuarto grado por afinidad o civil, o para terceros con los que tenga relaciones profesionales, laborales o de negocios, o para socios o sociedades de las que el servidor público o las personas antes referidas, formen o hayan formado parte”, señala la ley.

DISCUSIÓN EN TWITTER

El delegado de Iztapalapa aseguró en su cuenta de Twitter que si la Contraloría capitalina encuentra alguna irregularidad en el choque del pasado miércoles, renunciará a su cargo.

Luego de enfrascarse en una discusión con el senador panista Javier Lozano, en la misma red social, Valencia publicó:

“Como es de conocimiento público, la Contraloría iniciará una actuación de oficio, si su servidor ha cometido una falta, renunciaré inmediatamente”, informó.

Y es que el panista primero llamó cínico a Valencia para después cuestionarlo si aún seguía al frente de la delegación.

“¿Es en serio que sigue en su cargo el mitómano y corrupto jefe delegacional de #Iztapalapa @Valencia_Guzmán?”, comentó el legislador albiazul.

A lo que inmediatamente respondió Valencia: “@JLozanoA Ahora usted también sr. senador, avergonzado debería (estar) por lo que hizo al país cuando fue secretario del Trabajo”.

Lozano le dijo que su conducta y las múltiples declaraciones que ha hecho solo denotan “irresponsabilidad, ineptitud y corrupción”.

A su vez, Valencia le contestó que nunca debió haber aceptado un cargo público porque siempre llevará 65 muertes a cuestas, en referencia a la mina Pasta de Conchos.

El intercambio de acusaciones continuó hasta que Valencia dio por concluido el debate, asegurando que si cometió alguna falta, renunciará inmediatamente.

El jefe delegacional ha caído en contradicciones al señalar que viajaba con su familia en la camioneta y luego dijo que solo.

Dijo también que mandaba un mensaje de texto y que por eso se descuidó, y señaló que había tomado un ansiolítico y posteriormente que fue un antiácido

ANÉCDOTA

La bancada del PAN en la Cámara de Diputados pedirá analizar en la Comisión Permanente el caso de Jesús Valencia,  informó el secretario de la Comisión del Distrito Federal, Fernando Rodríguez Doval, al considerar que existe un conflicto de intereses en el asunto.

“El grupo parlamentario de Acción Nacional en la Asamblea Legislativa ya solicitó la comparecencia y separación del cargo del delegado Valencia, pero nosotros en la Cámara de Diputados valoramos también la posibilidad de llevar este caso a la Comisión Permanente, pues la postura del gobierno perredista es echarse la bolita entre la Contraloría de Iztapalapa y la General del DF, sumada a la postura del jefe de Gobierno, y nos permite pensar que la intención es que este caso quede solo como una anécdota”, expuso.

Dijo que este asunto resulta “vergonzoso e indignante”, y manifestó su desconfianza en torno al esclarecimiento del tema a nivel local, luego de las declaraciones de Miguel Ángel Mancera, quien consideró este asunto como del “ámbito personal”.

 Rodríguez Doval consideró que es “escandaloso” que el delegado de Iztapalapa, “demarcación que concentra el mayor número de personas en pobreza del DF, ejecute los recursos públicos de forma tal que le permita obtener beneficios personales, como una camioneta de lujo valuada en casi un millón de pesos, lo cual ciertamente solo representa un ejemplo de los muchos que saldrán a la luz una vez que se cree el Sistema Nacional Anticorrupción”.