La clase política está muy satanizada: Jorge Vergara

El empresario habló de política, sociedad y de futbol. Señaló que la violencia en los estadios deportivos es reflejo de la comunidad, de los problemas que tiene con la autoridad y los conflictos ...
Jorge Vergara destacó las reformas del gobierno federal.
Jorge Vergara destacó las reformas del gobierno federal. (Carlos Zepeda)

Jorge Vergara aseguró que no le interesa entrar a la vida política, ya que pertenece a la empresarial. Comentó que la clase política está satanizada ya que sí tiene solución. También resaltó el trabajo del gobierno federal en la serie de reformas que está llevando a cabo.

¿La violencia en los estadios es reflejo de la situación en México?

Sí. Yo creo que está clarísimo que los bárbaros estos atacaron a la policía porque tienen problemas con la autoridad; a final de cuentas tienen problemas sociales, culturales, frustraciones y demás. Yo no creo que el futbol sea violento o genere violencia, genera la oportunidad a los violentos de exhibirse, ese es el problema. Entonces yo no creo que sea el futbol y lo que tenemos que erradicar es esa gente violenta de nuestro espectáculo.

¿Cómo ves al país? ¿Lo ves mejor con el PRI que con el PAN?

Yo estoy muy contento con lo que está pasando en el país. Creo que esta serie de reformas que están sucediendo que está logrando al final de cuentas el gobierno y los avances en seguridad que tenemos en Michoacán, creo que vamos en progreso y hacia arriba. Todavía nos falta buen cacho, pero yo estoy muy contento.

Alguna vez comentaste que no eras profeta en tu tierra, que te reconocían más cosas fuera que aquí. ¿Sigues sintiéndote así?

Ah, eso un poquito. Ya sabes que cuesta trabajo que en tu tierra funcionen las cosas, pero no importa.

Recuerdo que hace 20 años yo fui el único periodista que acudió a una rueda de prensa a la que convocaste en el restaurante Jacarandas. Era cuando acababas de dejar el giro de las carnitas, empezabas con Omnilife. Desde ahí ¿ya pensabas adquirir el equipo de mayor tradición en México?

No. Si te acordarás bien, ahí financieramente apenas empezábamos a tener éxito. No, la iniciativa de comprar Chivas vino como tres años antes del tiempo que
sucedió.

Y ¿cómo te vino eso a la cabeza?

Vino por un par de razones: una, me enteré que había por ahí una gente del DF, un chilango americanista tras de los huesos de Chivas, lo cual no me pareció muy adecuado.

¿Quién era?

Para qué te digo nombres, pero el caso es que era una gente con mucho poder, mucho dinero y se me hacía incongruente que llegara a suceder. Y dos…

La gente está interesadísima en saber quién era ese personaje…

No te puedo decir, juré guardar secreto. El caso es que la segunda razón era porque el equipo estaba en crisis y yo tenía una ilusión y tengo una ilusión, todavía un sueño: lograr que los once jugadores en la cancha sean ejemplo y modelo y líderes para ayudar a cambiar la mentalidad de los niños de este país, de los jóvenes de este país.

Sin embargo, este proyecto educativo que tenías no pudo continuar: Educare.

Va a continuar de una manera más masiva, lo estamos transformando, que es diferente. Nos dimos cuenta de que ha sido un éxito el programa educativo que tenemos y ahora lo vamos a llevar a las redes sociales para que sea mucho más masivo el proceso que tenemos.

En la vida personal ¿bien?

Muy bien, feliz de la vida con mis dos hijas nuevas, encantado de la vida.

Y ¿Cómo va la empresa?

Vamos muy bien, vamos creciendo; este año tenemos mucho crecimiento. Hay países que están creciendo 130 por ciento, por ejemplo, Brasil está creciendo muy bien, México está creciendo, Perú, Chile.

Jorge ¿qué factura más el club Guadalajara u Omnilife?

Omnilife. Es el que factura más.

Y ¿algún día el Guadalajara le podrá llegar o son complementos, hacen sinergia?

No, mira, son dos negocios independientes. Lo único que tiene en común Omnilife con Chivas es dos cosas: una, que los jugadores usan el producto y dos, que se llama estadio Omnilife, es patrocinador. Pero son dos negocios independientes y los dos son muy exitosos.

¿Sientes tú que el Guadalajara ha dejado de ser querido ahora que pasó a ser parte de tu propiedad? ¿Que ha dejado de ser el símbolo cultural de México?

No, al contrario porque mira, Omnilife está formado de pueblo, los seis millones de gentes somos gente que… Yo me considero de pueblo, porque yo no tuve la oportunidad de estudiar y al final de cuentas tengo mucha empatía con la gente que trabajamos. Dos, yo te voy a decir los hechos: lo que la gente me demuestra en la calle es todo lo contrario, es respeto, es admiración, es agradecimiento.

El incidente que hubo aquí arriba, alguna vez que un aficionado te reclamó ¿fue excepcional?

La verdad es que sí. Porque yo, en 12 años que llevamos con Chivas, te puedo decir que la estadística es que ha habido una agresión en 12 años, una mentada de madre en un centro comercial y ha habido miles y miles —hay lugares donde me llego a tomar cien fotos cuando llego a un lugar público— así es que al revés, le estoy muy agradecido a la gente por el apoyo, la aceptación y por la motivación que me dan.

¿Te dan ganas de entrarle al mundo de la política?

No, para nada.

¿Cómo ves a la clase política?  

Es una clase política (risas). Necesitas ser animal de ese zoológico para poder entenderlo, yo soy animal de los empresarios.

¿Le ves remedio?

Claro que tiene remedio. Yo creo que la clase política está muy satanizada. Es como el jugador de futbol: todo el mundo cree que es muy fácil ser jugador de futbol, pero pónganse a pensar en los años que tienen que invertir para llegar al éxito; diez años enclaustrado, desde los 13 años, no hay bautizos, no hay bodas, no hay pachangas, tú trabajas los fines de semana mientras los demás se divierten. Es una vida muy sacrificada y muy satanizada, al igual que los políticos. Yo creo que los políticos de carrera tienen que ser como son, hay un sistema establecido y me da gusto que se han tratado de cambiar, así es que nosotros vamos a apoyar cambios desde nuestra trinchera, no meternos en lo que no sabemos.