• Regístrate
Estás leyendo: Ciudad de tinacos, bombas y cisternas
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.06.2018 / 01:24 Hoy

Ciudad de tinacos, bombas y cisternas

 A precios del mercado promedio, 31 mil millones de pesos han sido invertidos por los capitalinos para sufragar un servicio de agua deficiente.


Publicidad
Publicidad

Milenio Digital

Basta asomarse a la ventana del avión cuando se llega al Valle de México para darse cuenta: la capital del país está tapizada de tinacos. Y aunque la vista es ya común, es indicio de que algo anda mal.

La falta de agua, los constantes cortes del servicio, y en general su ineficiencia, en la ciudad más grande del país ha sido sufragada por el bolsillo de sus propios habitantes con la compra de tinacos, cisternas y bombas de agua.

En el caso de que el gobierno de la ahora Ciudad de México decidiera retribuir a los contribuyentes todos los problemas que estas carencias les ha ocasionado tendría que sacar la billetera grande.

A precios promedio de mercado, todos los tinacos, cisternas y bombas de agua que hay en la ciudad alcanzan actualmente un valor total de poco más de 36 mil millones de pesos, esto, sin contar gastos adicionales como el gasto en luz que se ejerce para el funcionamiento de las bombas, el costo de mantenimiento o instalación.

En promedio, actualmente equipar una casa con bomba, tinaco y cisterna cuesta 20 mil pesos a precios de supermercado, cuando el salario promedio en el DF es de 11 mil 800 pesos.

En un mundo ideal, las azoteas de los hogares capitalinos no deberían contar con nada más allá de tendederos y alguna que otra antena; el servicio que ofrece el Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex) debería ser suficiente para que todos los habitantes tengan agua las 24 horas del día los 365 días del año, pero en su lugar las personas han recurrido a almacenar agua en donde se pueda.

Esa ciudad tapizada de tinacos no debería existir.

La presión sobre la Cuenca del Valle de México

De acuerdo con datos del (Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en el DF 82% de las viviendas poseen un tinaco. Sólo en el DF existen casi 2 millones 600 mil, dando lugar a que 1.1 de cada 10 tinacos que hay en el país estén en la Ciudad.

De las 13 cuencas que existen en el país, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) le asigna a la del Valle de México la Conagua un nivel “muy alto” de “presión” entre demanda y la capacidad de los acuíferos de recargarse de forma natural. Sólo en ésta ve un caso tan grave ; ni siquiera en la Península de Baja California, bien conocida por sus problemas de abasto.

En todo el país, la cuenca del Valle de México es aquella con la menor disponibilidad de agua por cada habitante, apenas 150 metro cúbicos al año, cuando esta medida a nivel nacional es de 3 mil 736 metros cúbicos.

En la Ciudad de México no hay agua y los capitalinos se han acostumbrado a preverlo, no sólo con tinacos para almacenar agua en caso de que existan cortes al servicio, como el impuesto del 28 de enero al 1 de febrero en 13 delegaciones.

De regreso al INEGI, en el DF el 57.9% de las viviendas cuentan con una cisterna, además, el 64% cuenta con una bomba para movilizar el líquido ya sea hacia un tinaco o a la vivienda misma. De todas las cisternas y bombas de agua que hay en el país, el 17% y el 19%, respectivamente, están en el DF.

Esto lo reconoció en un estudio del 2013 el Banco Mundial, el cual destacó que los gastos hechos para tinacos y bombas de agua no se consideran dentro de los libros de Sacmex como inversión hidráulica.

Según informó en su momento el Banco, cada año en la ciudad 10 mil 781 millones de pesos que son pagados por tarifas de agua; dinero no susceptible a reembolsos por falta de servicio.

En aquella ocasión el Banco Mundial destacó que la población de más bajos ingresos es la que aporta la mayor parte de este gasto realizado por los hogares para sufragar la ausencia del servicio; gente que ni siquiera recibe el servicio de agua o no cuenta con drenaje.

“¿Cómo van a haber casas sin tinaco?”, comenta una ama de casa cuando se le refieren los datos del INEGI. “¿Qué haría cuando cortan el agua?”.

Es así como los capitalinos se han acostumbrado a pagar de su propio bolsillo, aunque no lo sepan, las carencias de un sistema que trabaja horas extra y a marchas forzadas y, que según las estimaciones de la propia autoridad, empeorará en los próximos años.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.