Lo que molesta son las mentiras: Vertebra

Los ciudadanos se sienten defraudados no porque la alcaldesa haya decidido "chapulinear", sino porque los engañó, señala consultor del organismo ciudadano.

Monterrey

Organizaciones de la sociedad civil y políticos coincidieron al señalar que lo que más molesta a la población de los “chapulines” no es el que abandonen sus cargos, sino las promesas incumplidas y mentiras de que terminarán sus cargos, y que incluso se trate de políticos que no valen la pena ser votados.

Durante el programa Cambios de este domingo con el arquitecto Héctor Benavides, representantes de organizaciones no gubernamentales criticaron el tema del abandono de los cargos públicos por parte de políticos que buscan otro puesto de elección popular.

Ahí el consultor e integrante de Vertebra, Gilberto Miranda, señaló que es natural que los políticos busquen crecer en sus carreras, pero lo que más molesta es que le mientan a la población asegurando que terminarán los cargos para los que fueron electos.

“Es natural que un político busque un avance en su carrera, sin embargo creo que a la ciudadanía lo que le molesta es sentirse defraudada, que digan una cosa al inicio y acaben por hacer otra, incluso un sentimiento que hemos recogido constante es ¿por qué no me hablas con la verdad desde un principio?, incluso el mismo ciudadano lo tomaría diferente si le hablaran con la verdad”.

Incluso, señaló que lo peor de la situación es que en muchas ocasiones, estos políticos, no sean los que han hecho los mejores trabajos en los encargos para los que fueron electos, sin embargo buscan ganar el voto del electorado.

“Segundo, creo que es un tema de desempeño y de resultados, quizá hasta estaríamos apoyando y contentos de alguien buscara otro puesto, si hubiera hecho un trabajo excepcional, como alcalde, o como diputado, o como senador, pero hasta el momento no hemos visto nadie que digas: sacó la bola del cuadro, ha transformado la ciudad, realmente si tienen el descaro de abandonar el puesto que tienen, que lo hagan con resultados de frente”.

Hubo incluso políticos que coincidieron con esto, como el caso del diputado federal del PRI, Héctor García, quien dijo que casos como el de Margarita Arellanes, alcaldesa con licencia de Monterrey, hacen que la población se sienta defraudada, pues una de sus promesas de campaña es que no abandonaría su cargo, lo cual no cumplió.

“Mi opinión, no es que el 'chapulinear', como se le denomina ahora al buscar otro puesto, sea lo inmoral, lo inmoral es haberte comprometido a no irte, e irte finalmente, echarle mentiras a los ciudadanos es un acto de deshonestidad pública, si en eso estás echando mentiras; ¿en qué otras cosas no?, un servidor público debe de cumplir con los compromisos mínimos que se hacen…

“El alcalde de Guadalupe se comprometió a no irse, y no se va a ir, porque sabe que la consecuencia moral le va a traer una consecuencia en el voto contrario; en el caso de Margarita, ella siempre aseguró no irse, eso seguramente la ciudadanía lo contempló al votar por ella y hoy seguramente el ciudadano se sentirá defraudado por esa mentira”.

Por su parte, Alan García, integrante de Evolución Mexicana y del Colectivo Antichapulinazo, dijo que el tema sigue representando una ilegalidad, pues el elector pierde al representante que eligió en las urnas.

“Nosotros lo seguimos viendo como una parte que es totalmente ilegal, la misma Constitución Política de Nuevo León marca que el cargo es irrenunciable, entonces no puedes renunciar a un cargo público para irte a buscar otro puesto, en ese sentido también nosotros estamos perdiendo nuestros derechos políticos como ciudadanos al dejar de tener una representación de un funcionario público".

 Incluso el hoy activista, buscaría llegar a una diputación local como candidato independiente, e impulsaría, según dijo una reforma para frenar el "chapulineo".

Sin embargo, para el diputado local del PAN, Enrique Barrios, no es un tema de reformas, pues ningún partido avalará una Ley Antichapulineo, mientras la población no sancione con su voto a quienes abandonan sus puestos para buscar otros, pues cuando esto suceda, según dijo, ni siquiera se necesitarán reformas legales para frenar este fenómeno.

 “Es muy válido y respetable quienes están en contra de eso que llamamos 'chapulineo', sin embargo al PRI tampoco le conviene, ni a Carlota Vargas le conviene, las tres senadoras del PRI quieren 'chapulinear', el gobernador 'chapulineó' de diputado federal a gobernador, Natividad González Parás del Senado a gobernador hizo el 'brinco del chapulín'…

“Creo que ningún partido va a aprobar esa reforma porque es todavía una práctica que el elector no sanciona con severidad, en el momento en que los electores tomen en cuenta este punto y castiguen a un candidato por 'chapulín', ahí todo va a cambiar, y entonces no vamos a necesitar ni siquiera una reforma legal”, dijo.

 Cabe destacar que en el Congreso del Estado yace "congelada" una iniciativa de reforma a la Ley de la Administración Pública Municipal que buscaba frenar el tema del "chapulineo", y que no logró el consenso necesario para su análisis por parte de los partidos representados en el Congreso local.