Castigo a sitios de internet que hurtan contenido: SIP

La Sociedad Interamericana de Prensa llama a hacer frente común para atacar el problema y lanzar una exigencia sobre legislaciones que protejan sus productos.
Periodistas y directivos de los medios de comunicación.
Periodistas y directivos de los medios de comunicación. (Javier García)

México

El plagio de contenido que realizan ciertos portales electrónicos con fines de lucro es un delito que debe ser castigado, ya que se trata de un daño patrimonial y atenta contra la libertad de expresión, coincidieron periodistas y directivos de medios de comunicación.

En la 72 Asamblea General de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), Carlos Marín, director general editorial de MILENIO, criticó la proliferación de sitios electrónicos que hurtan la información de los medios de comunicación consolidados sin siquiera dar el crédito correspondiente.

Advirtió que hasta 80 por ciento del contenido que ofertan en sus portales proviene de medios bien cimentados que financian una sólida estructura de información con reporteros, editores, jefes de redacción y contratos con agencias informativas y de imágenes periodísticas.

En ese sentido, lamentó que no haya una ley que regule en internet el robo de datos o los derechos de autor.

"No es aventurado decir que en México cada día se abre un sitio de ese tipo. Son miles los proyectos que tratan de desarrollarse con una inversión ínfima, poco personal y sin la preocupación de producir información de calidad; buscan solo llenar espacios predefinidos y con pocas exigencias legales y periodísticas, aprovechando las coyunturas políticas y el pago de algunas dependencias de gobierno, justificadas con banners o publicidad", expuso.

Marín calificó a los sitios web de "portales agregadores", los cuales carecen de una personalidad propia y credibilidad, sin valores éticos detectables, transparentes y sin rigor periodístico.

"Difunden lo que sea sin el contexto que haga comprensible la información y no contrastan lo que publican. Es la guerra por el click. Un click que no les pertenece porque la nota original no la obtuvieron, no es suya... y la nota es de quien la trabaja", expresó.

En tanto, Luciano Pascoe Rippey, director general de estrategia editorial de Grupo Salinas, reclamó que esos sitios no construyen información y solo se dedican a violentar los derechos de autor sin que haya consecuencias por el plagio.

Por ello, llamó a hacer un frente común para atacar el problema y lanzar una exigencia sobre legislaciones claras para la protección de los productos de periodistas y medios de comunicación.

"Siempre el más afectado es el periodista, porque ese día desaparece por completo, no se le da el crédito. Otro problema es la monetización, porque lo que ellos están haciendo es aprovechar su plataforma para vender, capitalizar la información que nosotros estamos generando".

Javier Tejado Dondé, secretario general de la organización de Telecomunicaciones de Iberoamérica, deploró que existan vacíos legales que permiten el uso de la información bajo el pretexto de la libertad de expresión.

Sin embargo, mencionó que eso pone en riesgo la propia viabilidad de los medios de comunicación.

El ex abogado general de la UNAM Jorge Islas señaló que estas prácticas dañan el principio de una democracia deliberativa, fundamentada en la calidad de la información.

En el encuentro también se alertó sobre uno de los peores periodos de violencia contra la prensa en México, con 11 periodistas asesinados en lo que va de 2016.

De acuerdo con un informe de la comisión de la libertad de prensa e información de la SIP, cada 22 horas un periodista o medio es agredido, aunque muchos de los casos no son documentados, ya que no se denuncia por temor a represalias.