Ayotzinapa, ‘carne de cañón’ de cárteles, advierten en San Lázaro

Jorge Ramírez repudió la presunta infiltración del narco en la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa; Guadalupe Acosta pidió investigar los probables nexos de normalistas con el crimen organizado.
Guadalupe Acosta Naranjo, vicecoordinador del Partido de la Revolución Democrática.
Guadalupe Acosta Naranjo, vicecoordinador del Partido de la Revolución Democrática. (Tomada de Twitter / DiputadosPRDmx )

Ciudad de México

El vicecoordinador del PRI en la Cámara de Diputados, Jorge Carlos Ramírez, repudió la presunta infiltración del narcotráfico en la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, mientras su homólogo del PRD, Guadalupe Acosta, demandó abrir una línea de investigación sobre los probables nexos de algunos normalistas en lo individual con el crimen organizado.

Los legisladores se refirieron así a la revelación de MILENIO sobre el intento del grupo criminal “Los Ardillos” de incursionar en la Normal de Ayotzinapa y levantar a por lo menos cuatro estudiantes infiltrados por la banda de “Los Rojos”.

Entrevistado al término de la reunión de Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, el priista Jorge Carlos Ramírez puntualizó:

“Queda muy claro lo que siempre se ha dicho: desafortunadamente la escuela forma parte de manera estratégica de las disputas que sostienen los cárteles en Guerrero: también forma parte de su estrategia territorial y pues no deja de ser una pena realmente; es deplorable que una entidad educativa se convierta en la carne de cañón, se convierta en el instrumento de golpeo de uno o de tal grupo delictivo”.

Confió en la capacidad del Estado mexicano para garantizar que las normales cumplan su responsabilidad educativa y de formación de docentes, sin permitir la infiltración de la delincuencia organizada.

“Yo espero que uno de los logros de la reforma educativa, particularmente en el tema de las normales, sea que de verdad sean centros de educación y que todas estas intenciones de intervenirlas, estas intenciones de manipularlas, queden en el pasado”, indicó.

Por separado, el vicecoordinador perredista Guadalupe Acosta llamó a profundizar las investigaciones sobre la conversación entre dos normalistas de Ayotzinapa respecto a la presencia de Los Rojos y abrir una línea de investigación correspondiente.

“Ha habido señalamientos de que algunos de los estudiantes pudieran tener nexos con la banda de Los Rojos: nada de esto hay que darlo como una cosa sentada, deben ser líneas de investigación, pero todo se debe de explorar, porque la violencia con que se respondió hacia los estudiantes (en Iguala) y el método como fueron al parecer asesinados y cremados solamente se había visto recientemente en casos de lucha entre bandas organizadas”, remarcó.

Acosta manifestó su plena certeza de que la infiltración de los cárteles de la droga no es un fenómeno general de la Normal de Ayotzinapa ni de la organización estudiantil de la escuela, pero reconoció que algunos jóvenes en lo individual pueden ser parte de las bandas de la delincuencia.