Caso Iguala confronta a la CNDH con la PGR

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos advirtió a la PGR que debe cumplir las 26 observaciones hechas al caso Iguala; la Procuraduría se comprometió a mostrar un avance esta semana.
Normalistas Ayotzinapa
Normalistas Ayotzinapa

Ciudad de México

Las investigaciones sobre el caso Iguala han confrontado a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y a la Procuraduría General de la República.

La CNDH acusa a la PGR de no cumplir las observaciones hechas a la investigación, mientras que la dependencia federal asegura que esta semana enviará un nuevo reporte con los avances del caso.

La historia de esta confrontación es la siguiente:

Un día después de la desaparición de los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, la CNDH inició un expediente de queja, para investigar las presuntas violaciones a los derechos humanos que se habrían cometido.

Para atender el caso, en diciembre de 2014, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos creó la "Oficina Especial para el Caso Iguala".

Las investigaciones de la oficina estarían orientadas a la revisión, evaluación y determinación de las acciones u omisiones en las que pudieron haber incurrido autoridades municipales, estatales y federales, antes, durante y después de los hechos del 26 y 27 de septiembre de 2014, para asegurar los derechos a la verdad y a la justicia, procurar la reparación integral del daño a las víctimas.

Fue el sábado 4 de octubre de 2014 cuando la PGR atrajo la investigación sobre la desaparición de los estudiantes de la normal.

El martes 27 de enero, el entonces procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, presentó el reporte sobre el caso Ayotzinapa, el cual contenía declaraciones, reconstrucción de hechos y pruebas periciales sobre la investigación de la desaparición de los normalistas. Dicho informe concluía que los estudiantes habían sido incinerados en el basurero de Cocula.

De manera paralela, la CNDH revisó y analizó el contenido del expediente de la PGR efectuado hasta el 22 de julio de 2015.

El 23 de julio de 2015, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos dio a conocer el documento "Estado de la Investigación del Caso Iguala" en el que emitió 32 observaciones y propuestas a la PGR, a la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, a la Fiscalía General de Guerrero y al Ayuntamiento de Iguala.

De las 32 observaciones realizadas, 26 fueron para la PGR. La CNDH recomendó a la dependencia federal, entre otras cosas, integrar las fichas de identificación de los estudiantes desaparecidos; solicitar al Servicio Meteorológico Nacional, al Instituto de Astronomía e Instituto de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM y la NASA información sobre las condiciones climatológicas y ambientales del 25 al 28 de septiembre de 2014, en las regiones de Iguala y en el basurero de Cocula a fin de establecer si hubo condiciones para generar la incineración de cadáveres y continuar con las acciones de búsqueda para dar con el paradero de los estudiantes desaparecidos y agotar todas las líneas de investigación sobre su posible ubicación, entre otras cosas.

El mismo día, la PGR expresó su plena disposición para atender dichas observaciones y a finales de agosto entregó a la CNDH un documento sobre el cumplimiento, avance y atención a las propuestas formuladas.

El 8 de noviembre, la CNDH hizo público que el 12 de octubre entregó a la Procuraduría General de la República la revisión de sus posicionamientos sobre las 26 propuestas. En el documento, la comisión concluyó que ninguna de las 26 observaciones fue atendida en su totalidad, por lo que calificó la respuesta de las autoridades de insuficiente e imprecisa.

Detalló que únicamente seis propuestas fueron atendidas. Parcialmente se atendieron las observaciones de coordinar acciones tendentes a la ejecución de las órdenes de aprehensión y solicitar la colaboración de instancias internacionales; y profundizar las investigaciones para conocer la estructura organizacional y el modus operandi de Guerreros Unidos y Los Rojos.

La propuesta atendida parcialmente y con un avance mínimo es la de establecer la identidad y recabar testimonio de los ocupantes de inmuebles aledaños al lugar de los hechos.

Mientras que las observaciones en vías de atención son las de recabar declaraciones y ampliaciones de declaración de algunos elementos de las Policías, Estatal, Ministerial de Guerrero y Federal, así como de militares destacamentados en Iguala y Cocula; dictaminar en materia de balística forense a fin de confrontar los elementos balísticos localizados en el basurero de Cocula con los obtenidos de las armas relacionadas con los hechos de Iguala y constatar que los pliegos de consignación de personas implicadas en los hechos de Iguala, guarden relación lógica-jurídica con los hechos que se les imputan y reforzar los medios de convicción en los que se sustentan los procesos penales.

En respuesta, la PGR reiteró que dará cumplimiento a cada una de las observaciones y recomendaciones de la comisión por lo que turnará esta misma semana un segundo documento con nuevos elementos que señalen el nivel de avance y cumplimiento de las recomendaciones realizadas sobre la investigación del caso Iguala.

Cabe mencionar que la PGR está obligada a cumplir las observaciones de la CNDH, pero no tiene un plazo determinado para hacerlo.