La carga tributaria es excesiva: empresario

Representantes del gremio coinciden en la necesidad de contar con una normativa eficaz que dé certidumbre a sus integrantes.
Actualmente, se estima que hay cerca de un millón 400 mil jugadores regulares.
Actualmente, se estima que hay cerca de un millón 400 mil jugadores regulares. (Nadia Venegas)

Monterrey

En los últimos cinco años, la industria de los casinos y otras casas de apuesta creció en más de un cien por ciento en México.

Sin embargo, la falta de regulación no permite que signifiquen una derrama económica.

Al presentar cifras estimadas que se basan en reportes de la Secretaría de Gobernación,  Alfonso Pérez, presidente de la Asociación de Permisionarios y Proveedores de Juegos y Sorteos, explicó qué las carencias en la ley no permiten que se conozcan las verdaderas ganancias de las casas de apuestas, así como las contribuciones que realizan en materia de impuesto.

“Para atraer inversionistas a este sector se requiere una regulación más clara federal, estatal y municipal”, mencionó.

“El entorno actual no da certidumbre a los inversionistas, sino que le caen en cargas tributarias excesivas”, expresó Pérez.

Según cifras de la asociación, el número de casinos pasó de tener 163 operando, a un aproximado de 363.

Esto con una generación de empleos que de 2008 a 2013  fue de 16 mil plazas directas, a cerca de 36 mil.

Asimismo, se explicó que se tiene alrededor de un millón 400 mil jugadores regulares.

En cuestión de impuestos, destacó, en México se tiene la carga tributaria del 32 por ciento de los manejos de dinero, el cual es el que ingresa a la empresa de los clientes, más a éste se le descuenta lo que sale para los premios que se entregan.

“La industria tiene un gran potencial de crecimiento, pero también tiene una carga tributaria excesiva”, mencionó Pérez.

Durante su participación en el foro organizado en el EGAP, Miguel Ángel Ochoa Sánchez, presidente de la Asociación de la Industria de Entretenimiento de Juegos y Apuestas en México (IEJA), explicó que actualmente se cuenta con unas diez iniciativas para la creación de leyes que regulen aspectos de los casinos.

Sin embargo, no se ha tenido la disposición para conseguir finalmente la aprobación de los estatutos debido a que el tema es satanizado, y esto provoca la corrupción en la industria.

“No se ha logrado llegar al Pleno”, dijo.

“Estamos buscando eliminar la discrecionalidad que tanto ha causado la corrupción, lo hemos denunciado detrás de 10 propuestas de ley”, aseguró.

Ochoa Sánchez agregó que el alta carga tributaria también estimula la generación de otros delitos.

“Es la industria más cara de México, no hay ningún otra que tenga una carga tributaria tan alta y eso estimula al famoso lavado de dinero; esto lo digo sin afán de defender a los casineros.

“De hecho, el lavado de dinero es inviable en casinos legales”, expresó.

La ludopatía, el alcoholismo y la drogadicción, así como la condena aplicada en su contra por algunos círculos sociales como la Iglesia, son sólo algunos de los conflictos que no han permitido la regulación de esta industria.

Los representantes de los organismos  de casas de apuestas coincidieron en que se debe crear un nuevo marco jurídico, que contribuya a generar mayor certidumbre en dicho sector.

Las ciudades y estados considerados como potenciales sedes para continuar con los foros de debate para la creación de una nueva legislación en materia de casinos son Tijuana, Quintana Roo, Jalisco, Aguascalientes o Querétaro.

:CLAVES

DE LA POLÉMICA

Una legislación clara, desde lo federal a lo municipal, atraería a más inversionistas, dijo Alfonso Pérez, de la Asociación de Permisionarios y Proveedores de Juegos y Sorteos.

De acuerdo a datos de la asociación, el  número de casinos en México pasó de 163 a alrededor de 363.

La ludopatía, la drogadicción y el alcoholismo, algunos de los argumentos de la condena social aplicada a las casas de apuestas, según la IEJA.