Reporta CNDH tratos inhumanos hacia infractores adolescentes

En un informe que envió al Senado denuncia que en Centros de Tratamiento Interno para Adolescentes se cometen tratos degradantes, como golpes y aplicación de gas pimienta.
Los 22 policías detenidos rendieron su declaración preparatoria ante el juez primero del ramo penal, en el Cereso de Acapulco.
(Javier Trujillo)

Ciudad de México

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos remitió al Senado un informe donde denuncia que en los Centros de Tratamiento Interno para Adolescentes se cometen tratos crueles, inhumanos y degradantes en agravio de menores recluidos ahí, que van desde obligarlos a adoptar posturas forzadas, vendas en los ojos, golpes y aplicación de gas pimienta.

Según la CNDH, en encuestas realizadas en 56 centros de este tipo, el 66% de los adolescentes entrevistados dijeron que ocurren ese tipo de irregularidades.

Por ello, la Comisión emitió recomendaciones a los gobernadores y al jefe de gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, para resolver los problemas que presentan las instancias estatales donde se encuentran los jóvenes.

En el reporte publicado ayer en la Gaceta Parlamentaria del Senado, se da cuenta que la CNDH realizó visitas durante febrero y marzo del año pasado a los centros de tratamiento interno, con apoyo de apoyo de personal de los organismos públicos protectores de derechos humanos de diversos estados.

Se visitaron y supervisaron 56 centros para adolescentes que han infringido las leyes penales para examinar el trato y las condiciones de detención de los menores recluidos y entre las irregularidades cometidas se detectó que en inmuebles como el de Berriozábal, Chiapas; femenil de Villahermosa, Tabasco; y en el de Alto Lucero, Veracruz, hay maltrato físico y psicológico por parte de servidores públicos.

De acuerdo al reporte de la CNDH, en esos centros los jóvenes sufren golpes, insultos, amenazas, permanencia en posturas forzadas y uso de esposas por lapsos prolongados; utilización de gas pimienta, vendas en los ojos, condiciones de encierro sin ropa, en celdas insalubres, sin servicios sanitarios ni ventilación, así como privación de agua y alimentos.

En cinco centros de tratamiento interno en Coahuila, Chihuahua, Distrito Federal y Sonora, la población interna rebasa la capacidad, mientras que en cuatro establecimientos en las entidades de Durango, Estado de México, Jalisco y Tamaulipas, se hallaron condiciones de hacinamiento que derivan en que los adolescentes compartan camas o duerman en el piso.

Se menciona que de estos lugares, 15 son varoniles, 37 son mixtos y 4 para mujeres, con una población de cuatro mil 734 jóvenes.

De los que mil 841 se encuentran sujetos a procedimiento y dos mil 893 están cumpliendo con un tratamiento, mientras que cuatro mil 438 de ellos están internados por delitos del fuero común y 296 por delitos del fuero federal.