Llama Lozano mezquino a Madero por excluir a Zavala

El senador panista Javier Lozano dijo que la exclusión de Margarita Zavala de las candidaturas del PAN para diputados es una prueba del revanchismo con que actua Gustavo Madero.
Javier Lozano
Javier Lozano dijo que la ex primera dama pudo aportarle mucho a la Cámara de Diputados enarbolando la bandera del PAN.

Ciudad de México

El senador panista Javier Lozano afirmó que la exclusión de Margarita Zavala de la lista de candidatos de Acción Nacional a la Cámara de Diputados constituye una prueba más de la mezquindad, la ambición, el revanchismo y la pequeñez de Gustavo Madero, presidente nacional con licencia del partido.

Advirtió que la insistencia en cerrarle el paso a militantes "talentosos y con brillo propio", como la ex primera dama, puede costarle mucho al PAN en las urnas durante las elecciones de junio entrante.

"Pero en lugar de estar pensando en eso, seguimos pensando en cómo cobrar facturas y revanchas, y eso me parece un error estratégico de primer año, pero bueno, así es como le gusta jugar a Gustavo Madero: ¡qué pequeñez!", expresó.

En entrevista con MILENIO, Lozano censuró la exclusión de Zavala, esposa del ex presidente Felipe Calderón, de las listas de candidatos plurinominales del PAN a la Cámara de Diputados.

"Lo que vimos ayer fue una prueba más de la mezquindad y de la revancha con que actúa Gustavo Madero: es increíble que, teniendo a una persona tan talentosa y tan seria como Margarita Zavala, que pudiera realmente aportarle a la Cámara de Diputados y particularmente enarbolando la bandera de Acción Nacional, la haya dejado fuera de una manera tan burda", remarcó.

Sostuvo que la ambición de poder de Madero es "desmedida e insaciable", al grado de marginar a gente valiosa y, en contraste, anotarse él mismo como aspirante a diputado por la vía fácil de la lista plurinominal.

El senador poblano dijo que, en lo personal, no le causa sorpresa alguna la actitud del dirigente panista con licencia, al que acusó de llevar al PAN a un estado de putrefacción, con lo cual ha dejado de ser "referente de la decencia en la política mexicana" durante los últimos 18 o 24 meses.

"Me temo que desafortunadamente esto ya se está viciando de una manera tal que nos confunde a todos frente a la sociedad: la sociedad piensa que todos los políticos somos iguales, igual de vulgares, igual de corruptos, igual de insensibles, igual de irresponsables e igual de ambiciosos", puntualizó.