Canadá sugiere que eliminará visado a mexicanos a finales de junio

La ministra de Comercio Internacional  dijo que esperan el apoyo de México en temas comerciales, que serán tratados en la visita del presidente Peña Nieto a final de mes.
Los mexicanos ya no necesitan visa para ir a Canadá.
El programa de Autorización Electrónica de Viaje operará a partir del primer trimestre de 2016. (Milenio Digital)

Toronto

La ministra canadiense de Comercio Internacional, Chrystia Freeland, sugirió hoy a Efe que su país anunciará la eliminación del visado de entrada para los mexicanos a finales de mes, cuando el presidente de México, Enrique Peña Nieto, visite Canadá.

Pero Freeland también relacionó la eliminación del visado con "el apoyo de México" en temas comerciales.

Tras un evento en Toronto organizado por el Consejo Canadiense para las Américas (CCA) sobre la Alianza del Pacífico, la ministra señaló que el Gobierno canadiense concede una gran importancia a sus relaciones con México.

"Parte de nuestra plataforma electoral durante las pasadas elecciones fue hablar de la importancia de la estrecha relación con México y más específicamente responder al problema del visado", declaró Freeland.

Preguntada por cuándo Ottawa eliminará el visado, la titular de Comercio respondió: "Es algo sobre lo que hemos estado trabajando de forma estrecha con el gobierno de México y realmente estamos esperando la visita del presidente (Enrique Peña Nieto)".

Freeland se refirió a la visita que Peña Nieto realizará a Canadá para participar en la Cumbre de Líderes de Norteamérica, que tendrá lugar el 29 de junio.

"También añadiría que hay otros problemas bilaterales sobre los que estamos trabajando de forma estrecha y estamos esperando el apoyo de México en esos asuntos como el tema del comercio de la carne de vacuno", terminó señalando la ministra.

El gobierno del primer ministro Stephen Harper impuso en 2009 de forma inesperada la necesidad del visado de entrada a los ciudadanos mexicanos, lo que provocó graves tensiones entre los dos países.

El actual gobierno del primer ministro, el liberal Justin Trudeau, ya ha anunciado su compromiso de eliminar la necesidad de visado, pero hasta ahora no había precisado cuándo llevaría a cabo la medida.

Las palabras de la ministra canadiense son la más clara indicación, hasta la fecha, de que la eliminación del visado de entrada se producirá con casi toda probabilidad durante la cumbre, a la que además de Trudeau y Peña Nieto, asistirá el presidente estadounidense, Barack Obama.

La ministra canadiense también declaró a Efe que las empresas canadienses no tienen que temer a la apertura diplomática entre Cuba y Estados Unidos.

Empresarios canadienses han expresado su temor a que la apertura diplomática entre los dos países arrincone a Canadá en favor de Estados Unidos en el terreno comercial.

Sin embargo, Freeland aseguró que la apertura beneficiará a todos.

"Canadá tiene relaciones políticas y económicas desde hace mucho tiempo con Cuba. La apertura política entre Cuba y los Estados Unidos va a ser buena para Cuba, va a ser buena para Estados Unidos y va a ser bueno para todos los amigos de Cuba", explicó.

"Lo que vamos a ver es un verdadero crecimiento en oportunidades en la economía cubana y eso va a ser excelente para las compañías canadienses que tienen una ventaja porque ya están allí", añadió.

Durante su participación en el evento de CCA sobre la Alianza del Pacífico, Freeland defendió el libre comercio y vinculó las crecientes presiones proteccionistas de los países occidentales con las "poderosas fuerzas económicas que están transformando el mundo" y que están causando "ansiedad y confusión, miedo a lo nuevo y miedo a quedarse detrás" entre las clases medias.

La ministra defendió una "agenda progresiva de comercio" y abogó por la presencia de Canadá como país observador en la Alianza del Pacífico formada por Chile, Colombia, México y Perú.

La canadiense firmó la semana pasada en México una declaración conjunta de asociación con la Alianza del Pacífico que dijo que "proporcionará oportunidades para que las empresas canadienses profundicen sus lazos con esos países".

"Canadá ha establecido el escenario para que las pequeñas y medianas empresas profundicen sus relaciones con uno de los bloques económicos más importantes y dinámicos", explicó Freeland.