Cae percepción económica, pese a la recuperación del PIB

En lo que va de este año, sólo 11% de los mexicanos considera que la economía del país ha mejorado, mientras que 62% consideran que la situación económica ha empeorado.

Ciudad de México

La última medición mensual nacional de Parametría, reporta una evaluación crítica de la situación económica del país. Dos de cada tres mexicanos creen que en el último año la economía empeoró. Sin embargo los números fácticos, no de percepción, parecen decir otra cosa.

A pesar de que el Producto Interno Bruto (PIB) del país ha mantenido tasas de crecimiento positivas desde el año 2010 a la fecha, la percepción de la población sobre la economía nacional ha empeorado. En lo que va de este año, sólo el 11% de los mexicanos considera que la economía del país ha mejorado, mientras que quienes consideran que la situación económica ha empeorado representan el 62%.


El punto de quiebre en la modificación de las percepciones económicas ocurrió en la crisis del 2009, cuando el crecimiento del país fue negativo (-4.7 %). Y podemos decir que partir de este año, las percepciones de la gente sobre la economía mexicana se han mantenido bajas. No es un fenómeno perceptual que sucedió con la administración de Peña Nieto, sino que fue una tendencia heredada de la administración anterior.

A esta tendencia que se originó desde la administración del presidente Calderón hay que agregar las expectativas que se generaron a la entrada de la nueva administración federal en 2012, con un partido gobernante distinto al anterior. Expectativas generadas pero no cumplidas.


Esto se observa claramente en el cambio registrado entre 2012 y 2013 respecto a la esperanza de mejoría de la economía del país en el siguiente año. Quienes creían que la economía podría mejorar eran mayoría respecto a quienes pensaban que podría empeorar. Así fueron fue el registro, desde 2012 y hasta el primer trimestre del 2013. En el verano de 2012 45% de los mexicanos pensaba que la economía mejoraría el siguiente año. Un año y medio después los porcentajes estaban prácticamente invertidos. La percepción de que la economía del país mejorará a futuro ha descendido desde un 41% en la primera parte del 2013 hasta un 22% en 2016.

Según la literatura la baja aprobación hacia las autoridades está asociada con los niveles de percepción económica. La teoría de la elección racional - o rational choice - es una de las escuelas que explica el comportamiento electoral, la cual apunta a que el individuo tiende a maximizar su utilidad o beneficio y a reducir los costos o riesgos para lograrlo.


Bajo este precepto, la situación económica es probablemente la variable más importante para explicar los niveles de satisfacción de los ciudadanos con sus gobiernos, así como para expresar su comportamiento electoral. De entre todas las políticas públicas y programas de gobierno, el desempeño en el terreno económico es el más observado y el referente que sirve para castigar o premiar la gestión gubernamental.

El próximo 5 de junio es probable que este problema de percepción afecte el voto ciudadano. Depende mucho de a quien atribuyan los ciudadanos el malestar con la situación económica. En principio uno pensaría que es una responsabilidad del gobierno federal. Sin embargo, hay que tomar en cuenta que las decisiones locales en la economía cada vez son más importantes. Otra variable que tenemos que observar para el próximo 5 de junio.

Nota metodológica. Encuesta en vivienda. Representatividad: Nacional. Número de entrevistas: 1,000 encuestas realizadas del 16 al 21 de abril de 2016. Nivel de confianza estadística: 95%. Margen de error: (+/-) 3.1%. Tasa de Rechazo: 5%. Diseño, muestreo, operativo de campo y análisis: Parametría SA de CV. Método de muestreo: Aleatorio sistemático con probabilidad proporcional al tamaño. Unidad de muestreo: Las secciones electorales reportadas por el INE. Población objetivo: Personas de 18 años en adelante con credencial para votar que al momento de la entrevista residan en el lugar de interés.