Se cae partida para casas de enlace

Ayer, los diputados que todavía cobraban ese recurso, un sobresueldo mensual de cerca de 93 mil pesos, renunciaron a la prestación.
Héctor Pizano (izquierda) propuso abrogar el reglamento que exigía rendir cuentas de esta partida.
Héctor Pizano (izquierda) propuso abrogar el reglamento que exigía rendir cuentas de esta partida. (Carlos Zepeda)

Guadalajara

Aunque apenas la semana pasada más de la mitad de los diputados locales se aferraban a los recursos que reciben para casas de enlace, ayer, quienes aún los cobran, confirmaron que dejarán de recibirlos. De esta forma, ya los 39 legisladores formalizaron su renuncia a esta prestación, que se había convertido en un sobresueldo mensual de cerca de 93 mil pesos. Sin embargo, no confirmaron la eliminación de la partida.

Ayer por la mañana, los diputados del Partido Revolucionario Institucional (PRI) se reunieron con el presidente del tricolor en la entidad, Hugo Contreras Zepeda. En el encuentro, se les informó que luego de hacer un “control de daños”, se dieron cuenta que esta bancada cargaba con los señalamientos de los ciudadanos por el cobro de estos recursos, considerados como un exceso, especialmente por la falta de rendición de cuentas.

No todos estuvieron de acuerdo y algunos todavía insistieron que no se podía permitir que, “por una filtración”, se renunciara a ese dinero. Pero la decisión ya estaba tomada y en una conferencia de prensa, celebrada a las 13:00 horas, el dirigente priista lo confirmó: todos los diputados de su bancada renunciaban a cobrar los recursos correspondientes a la partida de “Asignaciones presupuestarias al Poder Legislativo”.

De los diputados del PRI, solamente el ex coordinador Miguel Castro Reynoso no ha cobrado estos recursos, mientras que Joaquín Portilla Wolff dejó de hacerlo a partir de octubre de 2013.

Hugo Contreras dijo que enviarán oficialmente un escrito a las áreas administrativas del Congreso, para pedir que los recursos que dejarán de cobrar sus diputados se usen en otras “necesidades” del Congreso. En la conferencia de prensa no estuvieron cinco diputados, cuatro de los cuales votaron a favor de eliminar la rendición de cuentas: Jaime Prieto, Yolanda Rodríguez, Roberto Mendoza y Gustavo González, así como Trinidad Padilla.

También ayer por la mañana, el coordinador de los diputados del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Enrique Velázquez González, informó que el fin de semana él y su compañera de bancada, Celia Fausto Lizaola, se reunieron con la dirigencia estatal perredista, y se acordó que a partir de este mes de febrero, él dejará de recibir los recursos. Celia Fausto no los ha cobrado a lo largo de la Legislatura.

Enrique Velázquez dijo que cambió de opinión luego de la decisión que tomó el Pleno del Congreso del Estado, de eliminar el reglamento que ellos mismos habían aprobado para rendir cuentas de los recursos que reciben para casas de enlace. Aclaró que el reglamento sigue vigente, pues se requería mayoría calificada para abrogarlo.

Por su parte, la bancada del Partido Acción Nacional fue convocada a una reunión privada con su dirigencia en el estado ayer a las 14:00 horas. Dos horas más tarde, en conferencia de prensa, el presidente del blanquiazul, Miguel Ángel Monraz Ibarra, aseguró que es un tema que revisaban desde hace varias semanas.

Afirmó que “el PRI se adelanta de manera ventajosa en un anuncio”, pero el PAN ya estudiaba la decisión por el “desencanto por parte de la sociedad de los recursos y la transparencia en el Congreso del Estado”.

El dirigente dijo que ahora debe existir un acuerdo entre las fuerzas políticas en el Congreso para reubicar en otras partidas el recurso de las casas de enlace.

Por su parte, el diputado independiente Ricardo Rodríguez confirmó ayer por la tarde que también dejará de cobrar estos recursos, ya que no está de acuerdo con la eliminación de las reglas acordada por el pleno el jueves pasado.

MILENIO JALISCO ha dado cuenta de cómo los recursos de esta partida son utilizados por los diputados como una “caja chica” para viáticos, pagando comidas, gasolina, cafés y hasta artículos personales como rastrillos y tampones.