Un 'caballito' en Shanghái a ritmo de Espinoza Paz

La bebida va tomando fuerza en la capital, Pekín, y en la ciudad más poblada del país, y según el Consejo Regulador del Tequila, para 2018 los chinos serán los segundos consumidores del producto ...
Por toda la región de Tequila, Jalisco, miles de plantas de agave están en proceso de ser sembradas para hacer frente a la demanda adicional.
Por toda la región de Tequila, Jalisco, miles de plantas de agave están en proceso de ser sembradas para hacer frente a la demanda adicional. (Rolando Schemidt/AFP)

China

El joven del traje negro entró a la cantina El luchador acompañado de su novia cuando afuera había comenzado a oscurecer y los letreros de neón de los rascacielos de Shanghái ya brillaban como faros en medio de la fría neblina del puerto. Mientras ambos tomaban asiento en unos bancos rudimentarios de madera —muy parecidos a los de una tortería de barrio chilanga—, una nueva canción comenzó a escucharse en las bocinas del local.

"¿Quién te dijo que estoy comiendo mejor, que ya tengo un nuevo amor, quién te dijo esa locura...?". Era Espinoza Paz, dando lo mejor de su repertorio a una audiencia que no pudo prestar demasiada atención, ocupada como estaba en consumir una cena que a sus ojos debía parecer exótica. Bajo pinturas de Blue Demon y otros míticos de la lucha libre mexicana, los comensales estaban inmersos en la degustación de tacos de lengua, carnitas, tacos al pastor, quesadillas y frijoles charros. Todo servido sobre platos de peltre.

La pareja recién llegada no tardó demasiado en pedir a la mesera un trago.

"Wo xiang yao yi bei long she lan", ordenó el joven, que sin saberlo pronunció una frase que encierra un cambio sísmico para México, de esos que vienen solo una vez cada generación. Dentro de su simpleza, lo que dijo representa la culminación de años de esfuerzos comerciales y diplomáticos que le deben saber a dulce victoria al gobierno mexicano y a decenas de empresarios, y de paso a cientos de trabajadores. Porque lo que eso quiere decir es: "Señorita, tráigame un tequila".

Para beneplácito de la industria tequilera, el tequila ya plantó su pica en el país más grande de Asia y va tomando fuerza en ciudades chinas como Pekín y Shanghái, en donde en los últimos meses una veintena de restaurantes y bares han aceptado vender y promover la bebida entre sus productos, aprovechando una oportunidad dorada como un añejo: China por fin ha abierto sus fronteras a uno de los productos emblema de México.

Tras años de espera, intensas negociaciones diplomáticas y no pocos desencuentros, el tequila 100 por ciento de agave recibió a mediados del año pasado la autorización del gobierno chino para ser comercializado en este país. Medio año después, la bebida ha comenzado a dar sus primeros pasos en la conquista de 300 millones de consumidores chinos occidentalizados, un lucrativo segmento con tres características atractivas: dinero para quemar, deseos de cambiar la tradición y sed por lo occidental.

"El cielo es el límite para el tequila en China", pronosticó Robert Hamilton, director de cuenta de Dxcel International, distribuidora de licores de lujo en Shanghái. "Tenemos una gran oportunidad enfrente", coincidió Cristóbal Mariscal, director Jurídico de Grupo Cuervo.

La oportunidad también ya ha atraído a algunos pequeños pioneros. Previendo la eventual apertura, Ignacio del Toro, un joven empresario mexicano, decidió mudarse a Shanghái en 2011 para importar licores. Hoy dirige Deans Shop, una tienda especializada en bebidas extranjeras a unas cuadras de Yongkang Lu.

"Estamos viviendo el boom del tequila en China", dijo junto a un anaquel dedicado por completo a la exposición de botellas originarias de Jalisco. "Este es el momento de estar aquí. Se vienen muchas oportunidades".

Y si por lo que se encuentra en los anaqueles es posible definir que se acercan las oportunidades, bien puede inferirse que algo ya está pasando. En la calle de Waima Lu, enclavada en el corazón de una colonia clasemediera popular entre estudiantes y profesionistas, hay vinaterías que ya ofrecen productos como Cuervo Especial y 1800, algunas de las primeras marcas que se han lanzado a la conquista del mercado.

Pero esta es solo la punta del bosque de bambú. Las cifras de lo que está en el horizonte, como todo lo que tiene que ver con China, son simplemente estratosféricas ante el mero tamaño del mercado: De acuerdo con el Consejo Regulador del Tequila (CRT), en 2002 se exportaron apenas 410 mil litros de destilado mixto de agave a tierras chinas. Para 2018, en solo cuatro años más, se calcula que las exportaciones tequileras al gigante asiático podrían rebasar los 10 millones de litros, haciendo de los chinos los segundos consumidores más importantes de tequila en el planeta, solo por debajo de Estados Unidos. Y por encima... de México.

En términos llanos, lo que eso quiere decir es que dentro de no mucho tiempo, incluso antes del fin de este sexenio, los chinos beberán más tequila que los mexicanos. En resumen: más caballitos serán empinados con el tradicional ganbei con el que los chinos brindan, que con el "¡salud!" con el que celebramos de este lado del mundo.

En el municipio de Tequila, en Jalisco, el impacto de la apertura del mercado chino ya empieza a sentirse. Por toda la región, miles de plantas de agave están en proceso de ser sembradas para hacer frente a la demanda adicional que vendrá de tantos millones de nuevos bebedores. Según datos del CRT, al menos 25 empresas tequileras, entre grandes, medianas y pequeñas, han manifestado interés por comercializar tequila en China.

La fila de quienes quieren saltar al barco chino es larga. Se trata de compañías tan poco conocidas como Hacienda La Capellanía, Destiladora 501, Tequila Quijote, Tequila Centinela y Tequila Tres Mujeres, y tan grandes como Sauza y José Cuervo.

"China está identificada como uno de los mercados que pueden generar mayor consumo de cualquier producto, particularmente de bebidas alcohólicas", dijo Mariscal, de Grupo Cuervo. "¿Por qué es importante el mercado chino? Porque tiene mil 350 millones de habitantes, de los cuales 300 millones tienen un poder adquisitivo tal que les permitirá acceder a productos de calidad como es el tequila mexicano".

Y es que un mercado de este tamaño implica mucho dinero. La industria estima que en cuatro años el valor de las exportaciones a China alcanzará los 100 millones de dólares anuales y que partir de ahí puede ascender aún más si es que logra posicionarse en el gusto de los consumidores, quizá desplazando o peleando con gigantes como el vodka.

La realidad es que el que se acerca es el cambio más rápido en la historia del tequila. Algo equivalente a como si de repente, de un plumazo o más bien de un brindis, tres nuevos Méxicos hubieran aparecido en el mapa.

Mañana: El brindis que abrió el mercado.