Yo no estoy buscando un culpable en caso Cajititlán: Gobernador

Aristóteles Sandoval insistió en que la contaminación de la laguna y la muerte de popochas, es un “problema real”. Hizo un llamado a Tlajomulco a retomar el diálogo.

Guadalajara

Tras ser cuestionado con relación a si el caso Cajititlán se ha utilizado de manera política, con dedicatoria al ex alcalde de Tlajomulco, Enrique Alfaro, el gobernador del estado, Aristóteles Sandoval Díaz, dijo que él no busca a un culpable, pues la contaminación de la laguna es un “problema real”.

“Nosotros no estamos buscando culpables, estamos buscando soluciones, lamento que se cuestione a instituciones que tienen una trayectoria legítima y que le han servido tanto a la sociedad jalisciense. Nadie puede evadir su responsabilidad. Lo que estamos señalando es cómo solucionamos un problema que es real, un problema que está afectando a familias a pescadores, un problema de contaminación de una cuenca”, comentó.

El mandatario estatal aseguró que la contaminación de la laguna se originó desde hace varios años, por la “irresponsabilidad” de las autoridades municipales, quienes comenzaron a autorizar fraccionamientos sin garantizar la infraestructura y el equipamiento urbano necesario.

Fue por esta afirmación por lo que se le cuestionó si los señalamientos van dirigidos a Alfaro: “No, de ninguna manera. No estoy señalando a nadie, cuántos años, es decir, ese problema no será único y exclusivo tal vez de Tlajomulco, cuántos municipios de manera irresponsable están autorizando fraccionamientos sin generar la infraestructura necesaria, para el tratamiento, saneamiento de sus aguas, y ahí es donde debemos de estar unidos trabajando”.

Subrayó que la preocupación del gobierno estatal por lo que sucede en la laguna de Cajititlán no es porque se trate de Tlajomulco, sino porque “es Jalisco”.

“La visión internacional lo que ve es un problema de falta de tratamiento, de falta de saneamiento, de atención, ahí es donde debemos de estar coordinados”, dijo.

Sandoval Díaz agregó que el Ejecutivo estatal no puede estar “en dimes y en diretes” con las autoridades de Tlajomulco, por lo que los invitó a retomar el diálogo, luego de que estos decidieran abandonar la mesa técnica que se instaló para tratar el tema.