Una burla, respuesta de Presidencia a Morena: PRD

El secretario general del PRD, Alejandro Sánchez Camacho, afirmó que la respuesta es un síntoma de ignorancia, ya que el gobierno federal tiene la facultad de hacer una consulta popular.
Archivo Milenio
(Archivo)

Ciudad de México

El secretario general del PRD, Alejandro Sánchez Camacho, aseguró que la reforma política del Distrito Federal y el presupuesto que por derecho corresponde a la ciudad de México, no serán “monedas de cambio” para que los grupos parlamentarios del PRD voten a favor de las reformas hacendaria y energética tal como la presentó el Gobierno Federal.

En la conferencia en la que estuvieron presentes perredistas entre ellos, Dolores Padierna, Aleida Alavez y Alejandro Sánchez Camacho Sánchez Camacho, éste último calificó como una “burla” la respuesta que el gobierno federal le dio a la carta que envió Morena solicitando una consulta para tema de la reforma energética.

“Erwin Lino Zárate, Secretario Particular de Enrique Peña Nieto respondió que no es posible esa consulta, que corresponde al Congreso de la Unión y esto simplemente es un síntoma de ignorancia, porque el Gobierno Federal a través de la Presidencia de la República tiene la facultad de convocar a una consulta popular como lo establece el artículo 35 Constitucional”, señaló el perredista.

Sánchez Camacho resaltó que la reforma político- electoral, la reforma política del D.F., el presupuesto que por derecho corresponde a la capital del país, “no son y no serán monedas de cambio para que los grupos parlamentarios del PRD voten a favor de la reforma hacendaria tal como la presentó el Gobierno Federal y menos para aprobar la reforma energética”.

El 20 de octubre se vence el plazo para autorizar la ley de ingresos “y tal y como fue presentado el paquete económico acompañado de cuatro nuevas leyes y 11 leyes a modificar no es posible aprobarlo” aseguró la coordinadora del grupo parlamentario del PRD en el Senado, Dolores Padierna.

Por lo que este lunes sostendrán una reunión con la Comisión Política Nacional del PRD, para garantizar una “actuación de unidad” entre los diputados y senadores perredistas que tienen que ver con la reforma hacendaria y energética a fin de que no sea probada.