CRÓNICA | POR CATALINA DÍAZ

Estábamos en un búnker, parecía un estado de sitio: Monreal

Por un político, contado a Catalina Díaz

Milenio Digital buscó a varios involucrados en las protestas. Esta es la crónica del 1DMX de un legislador que estaba en San Lázaro, contada por él mismo.

Ricardo Monreal en la tribuna de la San Lázaro, el 1 de diciembre de 2012.
Ricardo Monreal en la tribuna de la San Lázaro, el 1 de diciembre de 2012. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

Ricardo Monreal estaba en San Lázaro, listo para dar el posicionamiento de Movimiento Ciudadano antes de la toma de protesta de Enrique Peña. Durante casi 15 minutos, el diputado expresó el descontento de su fracción parlamentaria e incluyó el anuncio de "un muerto" en los disturbios que ocurrían al exterior de la cámara.

- Me levanté desde las siete de la mañana, como todos los días. Tardé dos horas, desde que salí de mi domicilio, hasta que pude ingresar a la Cámara.

- Llegué a la Cámara desde temprano, porque advertíamos que la entrada iba a ser complicada, porque estaba excesivamente resguardada, había cinco retenes para poder entrar. Llegué por Fray Servando y luego por Congreso de la Unión.

- Había connatos con la policía. Cuando iba en el carro iba escuchando el radio y escuchando la información.

- La Cámara era una fortaleza, era resguardada por soldados y vallas, era imposible penetrar esa fortaleza de la Cámara de Diputados, la blindaron de manera impresionante, había miles de soldados, miles de policías, de elementos de seguridad.

-Se habían suspendido las garantías individuales para los vecinos de la Cámara, que son los que sufren. Se ve suspendido el tránsito, la gente no puede llegar a sus casas, no podía salir de ellas. Estaba prácticamente suspendido todo.

-Me acompañaron dos de mis hijos, mi hija María de Jesús y mi hijo Ricardo Junior, entramos temprano, nueve o diez de la mañana. Porque yo tenía que preparar el documento para fijar la posición.

-Obviamente nuestro ánimo como miembros del Movimiento Progresista no era el mejor, a mí me tocaba fijar la posición del grupo parlamentario en la Cámara de Diputados, ya se había anunciado que no iba Peña Nieto a la Cámara, o que iba en una etapa breve.

- Por supuesto que tenía que cumplir con la parte constitucional, no acudió a la fijación de posiciones, simplemente entró blindado. Lo recuerdo muy bien porque fue un día triste para la democracia del país, un día de luto.

- Ya con el grupo (de legisladores) nos reunimos en la sala que nos habían asignado al grupo parlamentario para conversar sobre la situación del país, la forma en la que se estaba presentado la toma de protesta.

-Allí comimos sándwiches, café. Porque no se podía salir. Yo me dediqué a leer, a corregir mi discurso, a ver qué estaba pasando.

- Y afuera había grupos manifestándose.

- Se sabía porque se monitoreaba las redes, internet, los medios de comunicación casi todos estaban enlazados y todos estaban describiendo lo que estaba sucediendo afuera. Escuchábamos radio, estábamos todos atentos.

-Temíamos por la gente que estaba afuera, personas lastimadas y golpeadas, por ellos temíamos.

-Había aproximadamente unos 14 o 15 legisladores. Había preocupación, cuando ves que hay reacciones, manifestaciones, enfrentamientos. De la zona donde estábamos se veían algunos lanzamientos de gas lacrimógeno hacia afuera de la Cámara, el humo.

- Los medios de comunicación empezaron a decir que había un muerto, gente como Pepe Cárdenas y Epigmenio Ibarra, gente seria, también fuentes del Gobierno del Distrito Federal empezaron a hablar de una persona fallecida.

-Yo lo validé con fuentes del DF que lo confirmaron. Y solo lo incluí en mi posicionamiento.

- Teníamos que pasar lista 15 o 20 minutos antes. Entonces ingresamos 15 minutos antes de la cinco, minutos antes de iniciar la asamblea.

-Cuando fijé la posición se comprobó lo que se venía diciendo, que estábamos en un búnker, en una fortaleza, parecía un estado de sitio, un estado de guerra, por la forma en que estaba blindada la Cámara.

- Cuando llegué a mi curul, me dediqué a escuchar los posicionamientos de mis compañeros.

-Después de las cinco de la tarde, que se fijó la posición se terminó todo, y la tristeza de nosotros que regresamos a nuestros domicilios.

-Ya al salir, todo seguía igual, un poco más relajado pero igual, seguían los retenes.

-Desde el hogar seguimos luchando por la transformación de la nación. Así recuerdo el 1 de diciembre