Busca Senado que leyes contra violencia escolar sean efectivas

Juan Carlos Romero Hicks, presidente de la Comisión de Educación en el Senado, anunció que tendrán lista una iniciativa en septiembre para combatir el problema de violencia en escuelas.
Hicks dijo que el PAN no es un patrimonio de sus militantes.
Romero Hicks señaló que la palabra 'bullying' es mal utilizada, puesto que no alcanza a dimensionar el problema de la violencia escolar. (Carlos Olvera)

El presidente de la Comisión de Educación en el Senado, Juan Carlos Romero Hicks, aseguró que ya existen leyes que abordan el asunto de la violencia escolar pero que no se aplican.

“En México hay legislaciones al respecto pero no han sido eficaces. La Ley General de Educación tiene 23 artículos que abordan el asunto de la violencia en escuelas, pero no se aplican. Aunque esto no se combate con leyes, se trata más de un asunto de valores”, dijo el senador panista.

En entrevista para Milenio Televisión, Romero Hicks señaló que en el Senado se preparara una iniciativa para reformar las leyes que versan sobre el tema, la cual será presentada en septiembre, al inicio del próximo periodo de sesiones.

“Tenemos una iniciativa lista para el periodo que inicia en septiembre. Como la ley ya existe, primero aplicarlas para ver el efecto que tienen, después analizar las prácticas en contra de este problema que se han hecho en otras partes del mundo como Suecia, para poder aplicarlas y enriquecer las leyes actuales. También nos reuniremos con especialistas para hacer foros”, dijo.

Aseguró que no quieren hacer más severas las normas escolares, sino por el contrario, retomar la idea de comunidad en las escuelas.

“No vamos a convertir escuelas en correccionales, debemos retomar la idea de que la escuela es una comunidad de aprendizaje con valores. La propia escuela debe desarrollar material educativo para respetar a las personas y formar a los profesores en temas de este tipo”, indicó.

Agregó que es incorrecto usar la palabra ‘bullying’, puesto que es un anglicismo que no alcanza a dimensionar los alcances y efectos del problema.