¿Vivir o sobrevivir?

Algunos testimonios de trabajadores que intentan sobrevivir con los bajos sueldos y altos precios

México

Mientras políticos y legisladores discuten sobre un posible aumento de salario mínimo, trabajadores intentan sobrevivir con los bajos sueldos y altos precios. Aquí algunos testimonios.

Adriana Cruz tiene 37 años y cinco hijos. No tiene pareja y mantiene a su familia con 77 pesos diarios —poco más de un salario mínimo— que gana como despachadora en una gasolinería. Según la Comisión Nacional de Salarios Mínimos, ella debería ganar 86.84 pesos diarios. Cruz se mantiene mayormente de propinas.

Vive en el Edomex y a diario se traslada para trabajar 8 horas. Ella y sus hijos no salen a divertirse. Cuatro estudian con becas y la mayor no pudo seguir por falta de recursos.

***

Zulaika Flores de 33 años, no tiene hijos y no se ha casado. Vive con su madre y su hermano. Ambas son costureras en un taller de la colonia Roma. Su hermano, de 39 años, es bibliotecario y quien tiene la mayor carga de los gastos.

Según la tabla de salarios mínimos, ella debería ganar por los menos 86.84 pesos diarios, pero su percepción es mayor en 41 pesos; no obstante, Zulaika apenas puede aportar a la economía familiar y no le queda para nada más. Si hay una urgencia, la familia debe recurrir a préstamos y Zulaika constantemente hace costuras "por fuera" de su empleo, para poder alcanzar a cubrir los gastos mínimos.

***

Ser enfermera es una labor que está en la mente colectiva como una profesión humanamente satisfactoria. Están en contacto con el dolor. Eso lo tiene claro Teresa Resenos, cuyo esposo es técnico en aduanas. Ella gana 5 mil pesos a la quincena y entre los dos sacan adelante a sus hijos de 6 y 16 años.

"He dejado ir la oportunidad de comprar una casa por la falta de recursos o que mis hijos vayan a escuelas mejores", dijo la mujer que trabaja 12 horas diarias en un hospital de la Colonia Roma.

"Esperemos que si suben el salario mínimo, que sea un porcentaje bueno, que no se quede nada más en promesas, que lo cumplan."

***

Angélica Hernández es jefa de enfermeras. Tiene un salario apenas 500 pesos mayor al de las enfermeras generales de su hospital, es decir, gana 5 mil 500 pesos quincenales. Estudió licenciatura en enfermería, tiene posgrado en enfermera quirúrgica, un diplomado en periodismo clínico y cursos de certificación de hospitales. Durante 40 años ha ejercido en el sector privado.

"Te tienes que ir adecuando a lo que ganas, pero creo que uno debe ganar según las funciones que realizas", dijo, y añadió que se paga muy poco para toda la responsabilidad que tiene un enfermero. "Subir el salario es un proyecto solamente, no sé si algún mandatario quiere salir a relucir".

***

Para Rosaura Cano no es sencillo ser vendedora de mostrador en un café del Distrito Federal. Ella gana 2 mil 500 pesos quincenales. Sus hijos ya se casaron y junto con su esposo mantienen el hogar, pero aunque él es gerente en un restaurante, con los dos salarios no les alcanza y apenas salen con los gastos del mes. La prioridad de la pareja es cubrir los gastos de alimentación y los pagos corrientes como el agua, el gas, la electricidad.

"Hemos dejado de pasear porque no alcanza, y lo que hago en mis días de descanso son labores del hogar", comentó y agregó que "no tiene caso que suban el salario 2 pesos para que todo lo demás suba 4".

Todos los entrevistados estaban enterados de las discusiones recientes sobre el futuro aumento del salario mínimo propuesto por el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera. Deberían conocer las maravillas que inventan los ciudadanos cada día para que el salario les alcance apenas para satisfacer sus necesidades, aunque esté por arriba del mínimo.