‘Se le baja’ a AMLO su candidato a diputado federal

Asegura que prefiere el bienestar de él y su familia en lugar de un cargo en el Congreso y rechaza que su carrera política haya llegado a su fin.
Señala que la campaña en su contra es política y que tiene sus constancias de no antecedentes penales.
Señala que la campaña en su contra es política y que tiene sus constancias de no antecedentes penales. (Jesús Quintanar)

México

Lorenzo Lavariega, ex presidente municipal de Huatulco y quien ha sido señalado por tener vínculos con el crimen organizado en Oaxaca, declinó su candidatura a una diputación federal por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

En entrevista, aseguró que ha recibido amenazas de muerte dirigidas a él y a su familia, así como a la empresa de la que es propietario, por lo que, dijo, privilegia su integridad y la de sus parientes a un fuero legislativo.

“Prefiero la integridad física de mi familia, de mis amigos y no la diputación federal (...) Renuncio por el bien de mi familia y por todas las amenazas que han pasado.

“Lo que estoy haciendo es limpiar mi imagen de las acusaciones que me han querido imputar y por eso me retiro, para que me juzgue la ley y sepan quién es Lorenzo Lavariega”, enfatizó.

El también empresario pesquero reiteró en varias ocasiones que estas acusaciones son de carácter político y buscan denostar al “mejor alcalde” que ha tenido el municipio y el primero “que cambió la historia de Huatulco”, como él mismo se considera.

Por lo que Lavariega rechazó tener un perfil similar al de José Luis Abarca, ex presidente municipal de Iguala, Guerrero, y quien es acusado de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa como lo comparó en días pasados Carlos Navarrete, dirigente nacional del PRD en El asalto a la razón, de MILENIO Televisión.

“Yo no soy un Abarca, yo soy Lorenzo Lavariega, que me ha costado lo que tengo con mucha honra y mucha dignidad. Vengo de un origen muy pobre y he sabido trabajar.

“Yo no soy un Abarca, jamás, y les puedo mostrar la documentación de mis antecedentes no penales, estatal y federal, no tengo problemas, que me quieran fabricar delitos, eso es diferente y lo pongo en manos de México”, enfatizó.

Hace un par de semanas, un grupo de ciudadanos protestó con pancartas durante la presentación del ex munícipe como precandidato de Morena a una diputación federal por el distrito 10 con sede en Miahuatlán, Oaxaca, en presencia del propio Andrés Manuel López Obrador, dirigente de esta agrupación política.

Los manifestantes, encabezados por Julián Zárate, del Comité Ciudadano por la Transparencia, advirtieron que Lavariega está involucrado con el crimen organizado, además de que lo acusaron de cometer presuntos actos de corrupción durante su gestión en el trienio 2011-2014.

Argumentaron que como presidente municipal de Huatulco, Lavariega nombró a su primo Jorge como director de la policía municipal, quien en septiembre de 2013, junto con Fernando Ayala, subdirector de la corporación y seis uniformados más fueron detenidos por fuerzas federales y estatales.

De acuerdo con la acusación, diversos testigos, incluidos los familiares de las víctimas, los señalaron como responsables de los más de 15 asesinatos de jóvenes con presunto historial delictivo, a quienes los policías detenían y entregaban a sicarios de bandas contrarias para que éstos los eliminaran, con el pleno consentimiento de los dos funcionarios involucrados, vinculados al cártel de los Beltrán Leyva.

En respuesta, Lavariega se deslindó de las acciones de su familiar y reiteró que se trata de un “rencor político” por parte de un grupo de personajes en la entidad a quienes desacreditó y acusó de estar involucrados en actos de corrupción.

“Puede ser mi hermano... Lo que haga o no haga no soy culpable yo (...) Es una actuación política porque fui el primer presidente que cambió la historia de Huatulco. Aquí si se muere un perro o lo atropellan: fue Lorenzo Lavariega”, aseveró.

Pero el ex presidente municipal aventuró más allá de Oaxaca las acusaciones en su contra y dijo que en la disputa política contra López Obrador “me están llevando entre los pies”.

Esta semana, Lavariega se trasladó a la Ciudad de México para desvirtuar esas acusaciones ante el CEN de Morena, e informar finalmente su determinación de declinar su postulación.

“Ellos no querían aceptar mi renuncia. Están molestos, enojados por la impotencia del gobierno actual. Ellos están actuando con represión hacia los mejores candidatos. Ayer (viernes) Martí Batres no alcanzaba a aceptar mi renuncia, estaba muy molesto”, afirmó.

A pesar de esto, el empresario descartó que esto implique el final de su carrera política. “Yo voy a seguir en la defensa de los que menos tienen y de los empresarios. Ya vendrán tiempos mejores”.

Lavariega adelantó que este lunes volverá al DF, pero esta vez para interponer una denuncia en la PGR, no sin antes poner en entredicho el caso Abarca.

“Me pone a pensar ahorita de si es cierto o no. Me pone la duda, si es cierto que se aplique la ley, si no qué pobre familia que le acabaron su vida.

“Imagínense que en mi vida se metieran conmigo como acusaron a Abarca, la verdad no es justo que acaben con familias así”, dijo.