Cabildo aprueba Cuenta Pública del 2016

La fracción del PAN destacó que el rubro de servicios personales creció de 40 a 60 millones de pesos durante el último año, mientras que los priístas apoyaron los estímulos a los choferes.
En Torreón, el Cabildo aprobó por mayoría la Cuenta Pública del 2016.
En Torreón, el Cabildo aprobó por mayoría la Cuenta Pública del 2016. (Luis Alberto López)

Torreón, Coahuila

En medio de cuestionamientos por el alza en la nómina y la falta de transparencia, el Cabildo de Torreón aprobó por mayoría la Cuenta Pública Anual del 2016 y el Informe del Estado Financiero de diciembre.

La fracción del Partido Acción Nacional (PAN) en representación de la síndica de Vigilancia, Gabriela Casale Guerra, destacó que el rubro de servicios personales creció de 40 a 60 millones de pesos durante el último año, además de que el adeudo con el área de Pensiones llegó a 60 millones de pesos en el mes de diciembre.

"Se viene un año difícil y no como dice el tesorero creo que todo está bien planeado. Persisten inconsistencias en los informes y las números no cuentan".

Por su parte, la fracción priísta expuso que hay transparencia en los datos presentados por el tesorero, Enrique Mota Barragán.

Los regidores también aprobaron por mayoría otorgar estímulos a los choferes del transporte público y lo cual también fue criticado por algunos ediles de oposición.

"No nos hemos endeudado con un banco y me apenas que se insiste en dar datos que no son específicos para confundir", dijo por su parte la síndica de Mayoría y presidenta de la Comisión de Hacienda, Cristina Gómez.

Los regidores también aprobaron por mayoría otorgar estímulos a los choferes del transporte público y lo cual también fue criticado por algunos ediles de oposición.

"No estamos de acuerdo porque, además de que se les subió la tarifa, el servicio está siendo sumamente evidenciado por su mala calidad", dijo Gabriela Casale.

Por su parte, Élida Bautista resaltó también que existen muchas fallas en ese servicio público.

"No sé si hay algún compromiso implícito y por eso tienen las mismas complacencias. La ciudadanía merece que se nos atienda bien porque es un servicio por el que pagamos mucho".

Javier Armendáriz, edil priísta, refutó sus señalamientos y afirmó que ya hay avances.

"Es mentira lo que dicen mis compañeras. Hay deficiencias y cosas por hacer y pueden acudir a las comisiones para conocer los datos precisos y la cantidad de multas impuestas al servicio público".

Y Gabriela Casale le respondió: "te invitó a que le preguntes a la gente la calidad del servicio que recibe".

JFR