Los eventos del año: una versión sobre Ayotzinapa

A poco más de dos años de la masacre todavía quedan interrogantes por resolver.
Aspecto del trabajo de los peritos en el basurero de Cocula.
Aspecto del trabajo de los peritos en el basurero de Cocula. (Jorge Carballo/Archivo)

Las declaraciones que rindieron los principales presuntos responsables de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa guardan similitud sobre el destino que tuvieron los estudiantes el 26 y 27 de septiembre de 2014, en el basurero municipal de Cocula, Guerrero, donde afirman que los jóvenes fueron ejecutados y calcinados.

Esta línea de investigación, conocida como la verdad histórica, no fue aceptada por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) y el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), quienes coadyuvaron en la indagatoria a petición de los padres y abogados de las víctimas.

Esto provocó la realización de otros estudios en materia de fuego, luego de los peritajes del peruano José Luis Torero, quien señaló que era imposible un incendio de tal magnitud, como el que dicen los sicarios que avivaron en el tiradero.

El EAAF reconoció que el basurero local fue escenario de varios incendios, desde 2010, donde al menos 19 personas fueron calcinadas, pero ni una de las víctimas es un normalista.

Las discrepancias abrieron otras líneas de investigación y motivó a la PGR a buscar a los jóvenes en fosas clandestinas de Iguala, Cocula y Huitzuco, donde se cree también que pueden estar los cadáveres.

Aquí la infografía publicada por Milenio el 3 de octubre de este año, con base en las declaraciones de cuatro integrantes del grupo delincuencial Guerreros Unidos, sobre la forma en que desaparecieron a los normalistas:

[DA CLIC SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR]