“Ni arrepentido ni avergonzado”: Leonel Godoy Rangel, ex gobernador de Michoacán

No me preocupa que me acusen de "narco"; conocí a "La Tuta" en su juventud; los errores políticos se pagan, pero el honor hay que defenderlo siempre.
Archivo Milenio
(Héctor Téllez)

México

Su paso por el gobierno y Michoacán mismo no dejan de estar en la mira. Él afirma estar tranquilo y sin culpas. Pareciera entrenado para el acecho:

Qué bueno que se deja ver.

No… gracias por la oportunidad.

¿Directo como siempre?

¡Sin duda!

Lo importante es dar la cara…

Toda la vida hay que darla.

¿Y con qué cara viene?

Pues con la que tengo. Hay que ver de frente siempre. Soy un hombre de izquierda, tengo convicciones firmes.

Falta que nos diga que es honorable…

Sí. Honesto, honorable y honrado.

¿Debemos temerle?

No creo, soy un hombre tolerante.

¿Cómo se ha vengado últimamente?

Nunca me he vengado.

¿Ha matado?

Ni una mosca.

¿Ha mandado matar?

No le he pedido a nadie, ni siquiera contra los pajaritos o algún animal… soy miembro de la liga protectora de animales.

Sigamos directos, ¿es usted del narco?

No, nunca lo he sido.

¿Ha pertenecido a alguna organización criminal?

No, más bien he sido un estudioso del tema criminal.

¿Teme decirlo?

No, no tengo por qué temer decir cosas que fueran ciertas.

¿Le preocupa que lo acusen?

Nunca me ha preocupado. Aquí estoy, aquí he estado siempre.

Afuera está Raúl Salinas, dicen que está feliz…

Pues habría que preguntarle.

¿Se ríe con él?

No lo conozco.

¿Le da risa la impunidad?

No, para nada, yo creo que es un tema muy serio.

Afuera también está el Ejército.

Y qué bueno, aunque debe ser temporal.

¿Qué le advirtió a Osorio Chong?

No he hablado con él. Solo cuando éramos gobernadores.

¿Tendrá estrategia o le faltó cálculo?

La estrategia que está implementando es producto de la experiencia que tuvieron como gobernadores, pero yo insistiré que hace falta una ofensiva social.

¿Quién querrá apostarle a un presidenciable que aplique la represión?

Yo creo que nadie.

¿Se estaría justificando un gobierno represivo?

Espero que no. Y si ocurriera, la gente se movilizaría como ocurrió en 94.

¿Ese es el PRI al que ayudaron a regresar?

Pues yo creo fue un ayuda involuntaria, pero no es el PRI que a mí me hubiera gustado que regresara.

¿Jesús Reyna logrará gobernar algún día?

Espero que sí. Es necesario que se le dé todo el poder pleno, lo requiere Michoacán.

¿Negociando con el crimen?

Espero que no.

¿Usted negoció con el crimen organizado?

Nunca… y nunca lo haré.

¿En serio piensa que los mexicanos estamos ciegos?

No, los mexicanos y más en esta época de las redes sociales es cuando menos ciegos estamos.

¿Y los michoacanos?

Menos: es un pueblo muy político, muy progresista.

¿El Ejército ahora, es la misma estrategia que Calderón?

Yo creo que no, la diferencia está en la coordinación.

Por cierto, en ese juego de poder que vivieron, ¿terminó por ganarle?

No: ¡nunca se le gana a un Presidente!

¿Pero no le parece que acabaron igual?

No le sabría decir. A cada quien lo juzgará la historia, a Felipe Calderón el país, y a mí, Michoacán.

A propósito, ¿todos en los michoacanazos son inocentes?

Se lo dije al entonces secretario de Gobernación, que ese operativo había sido anticonstitucional y que iban a salir todos, inocentes y culpables.

¿Como Raúl Salinas?

Bueno, él es otro caso.

Por cierto, ¿qué le pidió a Fausto Vallejo?

Nada, simplemente le informé de la situación política y financiera del estado.

¿Está grave?

No sabría decirle.

¿Pero sí sabía que estaba enfermo?

Sí, aunque nunca lo aceptó.

¿Y por qué lo dejaron llegar?

Pues habría que preguntarle al PRI.

Por cierto, ¿Michoacán está para pagar esas nóminas?

Bueno, pues simplemente está ocurriendo…

¿No hubiera sido mejor negociar con la hermana de Calderón?

Platiqué muchas veces con ella. En ese momento era la hermana del Presidente y eso nunca había ocurrido, ni en la época de Ávila Camacho, por ejemplo.

¿Y a usted le han dicho sus cosas?

¡Muchas!

¿Quién le dijo, por ejemplo, que los michoacanos estaban para servirle?

Nadie, no es un lema que tenga.

Insisto, ¿cuando gobernó operó con los narcos?

Nunca.

¿Lo compraron?

Nunca.

¿Lo intimidaron?

Tampoco.

¿El que entra al crimen no puede salir, don Leonel?

No le sabría decir, yo supongo que sí.

¿Hay punto de retorno?

Tampoco podría decirlo.

¿Y en política?

Como en cualquier actividad, donde uno actúa con libertad, puede entrar y salir.

¿A qué punto quisiera regresar?

No, no tengo interés en regresar a ningún punto.

¿Qué hizo para evitar la expansión del narco?

Lo que puede uno dentro de su función local. Los delitos federales son competencia del gobierno federal, aunque a muchos no les guste que esto se diga.

¿Sabe usted que la ineptitud es una forma de corrupción?

No creo que sea una forma de corrupción, la ineptitud es ineptitud.

Detengámonos unos segundos, ¿ha reflexionado todo el daño que causó?

No creo que haya causado daño.

¿Ha sentido el horror que no detuvo?

No había ese horror, todavía no lo hay. Pero si no se detiene, puede llegar un momento en que haya horror generalizado.

¿A qué debe que no sufrió un atentado?

Porque nunca actué al lado de ninguno de los grupos criminales. Quien se alía sí debe de temer.

¿Ahora, lo han amenazado?

No.

¿Vive atemorizado?

Para nada.

¿Protegido?

Menos.

¿Hoy nos dirá que le siguen preocupando los michoacanos?

Soy ciudadano michoacano, me preocupa mi estado, mi país.

¿No es de honorables empezar por ofrecer disculpas?

Si hubiera cometido una falta, sin duda.

¿No les falló a los michoacanos?

No le fallé a los michoacanos que creen en nuestras posiciones políticas.

¿Deja a la entidad endeudada?

No, solo pedí 8 mil 600 millones de pesos y ahí está la presa, los caminos, los cinco centros penitenciarios y los nueve hospitales.

¿No hay arrepentimiento?

Nada.

¿Avergonzado?

Menos.

¿Su gobierno fue un fracaso?

Creo que fue un gobierno exitoso de izquierda.

¿Sabe sobre cuántos muertos defiende su soberbia?

No, no hubo ningún muerto.

Por cierto, ¿ha visto a Servando Gómez, La Tuta?

No.

¿Lo conoce?

Sí, lo conocí en su juventud…

¿Nazario Moreno, El Chayo, está vivo?

Es posible. Nunca encontramos pruebas contundentes de su fallecimiento.

¿No le mandó operadores?

¡No!

¿La Familia y Los Templarios son lo mismo?

No, son diferentes, Los Templarios son un grupo hegemónico y La Familia ya es un grupo pequeño.

¿Entonces sí sabe del crimen en su entidad?

Soy estudioso, no solo de Michoacán, pregúntame de otros estados.

Por cierto, ¿dónde está su hermano Julio?

No le sabría decir, tengo 18 hermanos.

¿No le ha llamado?

No creo que cometiera ese error, sería grave para él.

Entonces, ¿cómo se comunican?

No, no me comunico con él.

¿En dónde se esconde?

No sabría. Es como con mis otros hermanos, no sé dónde están en este momento.

¿Así cuida a la familia?

Pues no sé cómo se cuide a la familia, pero yo tengo la propia: cuatro hijos y me siento muy orgulloso de ellos.

¿De dónde sacará dinero Julio para seguir prófugo?

Creo que ha de estar sufriendo, porque sufren mucho los que andan huyendo.

Por cierto, ¿cuánto pagaron por sacarlo de la Cámara de Diputados?

No sé, más bien sería cómo lo metieron, ¿no?

¿Usted algo debió haber negociado con Peña Nieto?

No, teníamos una relación respetuosa nada más.

¿Cuánto dinero ofreció para su campaña?

Si no tengo para mí, menos para andar ofreciendo.

¿No se ha hecho de dinero?

Noo.

¿Prestanombres?

Menos.

¿No pidió ningún porcentaje por contrato o licitación?

Nunca y he tenido muchos cargos.

¿El honor de por medio?

Ése lo defiendo. Los errores políticos se pagan, pero el honor es lo único que hay que defender siempre.

¿No siente que vienen por usted?

Ya lo hubieran hecho, tengo 18 meses que dejé el cargo y aquí he estado.

Por cierto, ¿dejará a su equipo solo?

He estado con ellos, pero he dicho que quien la hizo que la pague.

¿Humberto Suárez no operó para usted?

Fue secretario de Finanzas y para mí fue un eficiente colaborador.

¿Cuántos bienes tiene?

Tengo dos casas. Una de herencia, por cierto.

¿Con qué piensa protegerse?

No tengo nada de qué protegerme.

¿Con qué piensa comprar jueces?

No tengo por qué comprar jueces y y estoy seguro que no se compran.

Afuera está Raúl Salinas, dicen que está feliz…

Es bueno, pero habría que preguntarle si es cierto.

Le vuelvo a preguntar, ¿no tiene una disculpa que ofrecer a los michoacanos?

No, porque no cometí ninguna falta.