Sin aumento a tarifas, en peligro la prestación del servicio: Transportistas

El líder de los transportistas criticó que los subsidios al transporte corran a cuenta de los transportistas y no del Estado.

Monterrey

Luego de que el gobernador Jaime Rodríguez Calderón asegurara hace unos días que no habría incremento a las tarifas del transporte público, la Asociación de Transporte Público de Pasajeros de Nuevo León AC alzó la voz y amenazó con dejar de brindar el servicio a muy corto plazo de seguir las condiciones actuales.

Panorama que también fue previsto por los representantes de armadoras de unidades, los cuales coincidieron en que de mantenerse la crisis actual para los transportistas, estos dejarían de pagar los créditos y sus vehículos les serían retirados.

De acuerdo a José González Garza, presidente de la citada Asociación, el Gobierno Estatal no ha dado seguimiento a la Ley de Transporte, "que establece que los ajustes de tarifa se deben realizar cada año analizando los factores económicos que sobre ella inciden".

Por lo cual, aseguró, el transporte público está en crisis, ya que a la par de que no se aumentan las tarifas se están teniendo incrementos en el tipo de cambio del dólar, el aumento del costo de las unidades, el aumento en los salarios y la inflación, lo que repercute en un desfase actual de al menos el 40 por ciento en las tarifas, las cuales no han sufrido cambio desde el 2013.

Dentro de las alternativas para solventar la problemática actual del transporte público, además del ajuste tarifario, detalló los subsidios directos, la eliminación del IEPS e IVA al diésel, descuentos en tenencia, entre otras acciones.

"El último ajuste a la tarifa aprobado por el Gobierno se dio hace más de tres años y de entonces a la fecha, muchas cosas han cambiado, el dólar pasó de 13 pesos a 21.35 pesos, los Cetes a 28 días variaron del 3.29% al 21.35%.

"El diésel aumentó su valor de 12.50 en el 2013 a 17.03, y para el cuatro de febrero, se espera otro incremento, mientras que el precio de las unidades pasó de 126 mil 923 dólares a 139 mil 352 dólares", precisó González Garza.

Además, el líder de los transportistas criticó el hecho de que en Nuevo León los subsidios al transporte corren a cuenta de los transportistas y no del Estado, como en los casos del 50 por ciento en el primer transbordo, el 100 por ciento en el segundo transbordo y las tarifas preferenciales.

"En Nuevo León, a diferencia de otros lugares, como la ciudad de México, y prácticamente todo el mundo desarrollado, el transporte público no recibe subsidio alguno", señaló José González Garza.

Por otra parte, a decir de Mauricio Ivo Díaz, gerente comercial de Mercedes Benz, la mayoría de las unidades que circulan por la ciudad están en un proceso crediticio, mismo que considera que los transportistas no lograrían pagar de mantenerse las tarifas actuales y los vehículos les serían retirados.

"Más del 70 por ciento de las unidades están financiadas por créditos de las armadoras, bancos, arrendadoras y otras instituciones financieras, ya no hablemos de la compra de nuevas unidades, actualmente está en riesgo el pago de las unidades que recientemente se adquirieron.
"Si los transportistas batallan para mantener sus costos de operación, va a llegar el momento en que van a tener problemas para liquidar créditos, y las instituciones financieras tendrían que tomar medidas para respaldar esos contratos, procediendo a recoger unidades", puntualizó Mauricio Ivo Díaz.

Cabe recordar que el pasado mes de diciembre del 2013 se aprobó un alza a las tarifas del transporte público de 10 a 12 pesos, la llamada tarifa de castigo para los que no portan la Tarjeta Feria.

Sin embargo, en esa ocasión también se aprobó un desliz de .05 pesos mensuales en el pago electrónico.

KDSC