Panistas cuestionan a la Auditoría Superior; olvidan que ellos la nombraron

Aunque en 2008 el PAN nombró a integrantes de la Auditoría, hoy la fracción panista realiza acusaciones contra auditores por conflicto de intereses.
La diputada del PAN, Rebeca Clouthier.
La diputada del PAN, Rebeca Clouthier. (Raúl Palacios)

Monterrey

A pesar de que durante la Legislatura 71 el Partido Acción Nacional impulsó y aprobó por mayoría el nombramiento de Sergio Marenco como auditor Superior del Estado, ahora, en la legislatura 73 la fracción panista acusa a este organismo de tener auditores con conflicto de intereses al tener parientes en algunos municipios.

Tras llamar a comparecer al encargado del despacho de la Auditoría, Gilberto Mireles, la presidenta de la Comisión de Vigilancia, Rebeca Clouthier y legisladores panistas se pusieron de acuerdo para formular preguntas que repetían uno y otro al auditor y pretendieron utilizar el evento para cuestiones partidistas.

Clouthier no estaba enterada de que fue precisamente su partido el que por mayoría en conjunto con partidos minoritarios, llevaron a Marenco y a los actuales auditores al organismo fiscalizador que ahora acusan de favorecer a autoridades priistas.

“Se sacó con dos terceras partes que obviamente ahí estaban incluidos los demás partidos, de lo contrario, no se hubiera sacado y ése fue el consenso que se construyó. Yo no considero que sea un error (el nombramiento de Marenco por parte de los panistas) la imagen que ha tenido el contador Marenco hacia todos los entes que no necesariamente somos nosotros, hacia afuera, hacia las ONG, ha sido muy positivo, tan es así que de 15 o 20 acciones penales que emprendió él antes de fallecer, este señor ha emprendido una”.

Luego admitió que las supuestas anomalías que señalan en cuentas públicas de 2012 en Guadalupe, eran responsabilidad de Sergio Marenco, por estar al frente de la auditoría, aunque acusaban ahora a Mireles.

Cabe destacar que en 2008 se difundió en distintos medios de comunicación que, siendo coordinador de la bancada del PAN, y tras nombrar a Marenco titular de la Auditoría Superior del Estado, Julián Hernández aprovechó para “mover sus fichas”, precisamente en este organismo fiscalizador, tras revelarse que ahí laboraban o quizá aún laboran personas allegadas a él, y que lo apoyaron cuando fue candidato a la alcaldía de Guadalupe en 2003.

Acusaron además a auditores de la ASE de tener parentesco con decenas de empleados de distintas autoridades, aunque sólo señalaron a una que tenía familiaridad con una supuesta empleada de Guadalupe y con cargos menores.