• Regístrate
Estás leyendo: Asesino no tiene perdón de Dios, señala Bernardo
Comparte esta noticia
Jueves , 20.09.2018 / 13:44 Hoy

Asesino no tiene perdón de Dios, señala Bernardo

“Vamos a encargarnos de llevarlo ante la justicia”.

El secretario de Seguridad Pública en el Estado descartó que la pena de muerte sea la solución para casos como el de Ana Lizbeth, además de que no está tipificado en la Constitución.
Publicidad
Publicidad

El presunto asesino de la niña Ana Lizbeth Polina Ramírez no tiene perdón de Dios, por lo que la va a pagar, afirmó Bernardo González Garza. 

En entrevista en Palacio de Gobierno, el secretario de Seguridad Pública en el Estado descartó que la pena de muerte sea la solución debido a que no está tipificado en la Constitución Política.

"Vamos a colaborar con la Fiscalía en la búsqueda de esta persona, que la va a pagar, verdad, definitivamente.

"La pena de muerte no está en la Constitución, debemos estar garantes de la legalidad, no tiene perdón de Dios, sin duda, la persona que realizó esto para los que tenemos hijos, y nuestra sociedad, así lo ha aclamado, vamos a encargarnos de llevarlo ante la justicia", dijo.

La pequeña Polina Ramírez, de 8 años de edad, fue raptada el domingo pasado mientras acompañaba a su madre a su trabajo en el municipio de Juárez y hallada sin vida dos días después en un terreno baldío.

González Garza pidió a los padres de familia estar atentos y al cuidado de sus hijos y la autoridad policiaca hará lo propio para evitar que se repitan este tipo de casos.

"Estar siempre al cuidado de nuestros hijos, por supuesto, y en las labores y responsabilidad de las policías municipales, estatales y de la propia Ministerial en este tipo de situaciones con más inteligencia y patrullaje... los castigos ahí están en la Ley, lo que falta es agarrarlo y llevarlo ante la Justicia", indicó el secretario de Seguridad Pública del Estado.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.