Arzobispo pide campañas honestas

Les pido humildad, respeto entre ellos, y sobre todo, que no hayan promesas que será difícil que cumplan, expresó Rogelio Cabrera López.
El arzobispo Rogelio Cabrera López celebró su 64 aniversario.
El arzobispo Rogelio Cabrera López celebró su 64 aniversario. (Roberto Alanís)

Monterrey

Precampañas honestas y sin promesas imposibles de cumplir fue el llamado que hizo el arzobispo Rogelio Cabrera López a los precandidatos que inician su trabajo electoral.

El arzobispo consideró que el proceso deberá ser en bien de los ciudadanos, que son quienes esperan resultados de los candidatos electos.

"Invito a que todos hagamos de estas jornadas de campaña y jornadas electorales un tiempo de mucha serenidad; la gente quiere gobernantes que los amen, que se entreguen por ellos y que cumplan con su deber. "Para mí tiene que ser un tiempo de oración porque la situación del mundo y de nuestro país, y de Nuevo León, exigen responsabilidad de quienes van a asumir por voluntad de la gente un cargo político.
"Yo les pido humildad, respeto entre ellos y sobre todo, que no hagan promesas que será difícil que cumplan. Son tiempos nada fáciles para cumplir promesas".

Pidió además evitar la guerra sucia y mostrar respeto entre los contrincantes.

"Siempre el respeto tiene que ser la primera virtud en este tiempo y evitar siempre todo insulto, porque el insulto lleva a otros insultos y no queremos en Nuevo León otra cosa más que escuchar, discernir y elegir", dijo.

A los ciudadanos aconsejó tener serenidad con los funcionarios y la libertad para elegir lo que más le convenga a su municipio, así como al estado.

Respecto a los retos que enfrenta Nuevo León y que deberán asumir los nuevos gobernantes, destacó los temas de seguridad, empleo, vivienda y transporte público.

"Lo principal es que siga habiendo empleo para la gente, el tema de la educación pública, que llegue a todos los jóvenes y a todos los niños, jóvenes, escuela de calidad con la participación de los padres de familia y asegurar la vivienda, la oportunidad de vivienda y el transporte público", indicó.

El arzobispo declaró lo anterior al concluir una misa por su cumpleaños número 64, en la Basílica de La Purísima Concepción, en donde además entregó la sotana a 27 seminaristas.