Aprueban diputados en lo general ley contra violencia en estadios

Los legisladores aprobaron crear el tipo penal “violencia en el deporte” y sancionar hasta con cuatro años y medio de prisión a quienes protagonicen disturbios en espectáculos deportivos.
FMF condena actos de violencia en el Estadio Jalisco
FMF condena actos de violencia en el Estadio Jalisco (Mexsport)

Ciudad de México

El pleno de la Cámara de Diputados aprobó en lo general las reformas a la Ley General de Cultura Física y Deporte para crear el tipo penal “violencia en el deporte” y sancionar hasta con cuatro años y medio de prisión a quienes protagonicen disturbios en espectáculos deportivos.

Con 317 votos a favor, 34 en contra y 17 abstenciones, los legisladores aprobaron la creación de un padrón o “lista negra” de aficionados violentos para formar parte de las bases de datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública, a fin de prohibir el ingreso de esas personas a los inmuebles.

Al comienzo de la discusión, diputados del PRI y del PAN propusieron una serie de modificaciones al dictamen de las comisiones unidas de Justicia y Deporte para reducir la severidad de las penas previstas originalmente en el documento presentado ante el pleno.

Entre las sanciones finalmente aprobadas destaca la de seis meses a tres años de prisión y hasta dos mil 600 pesos de multa a quien ingrese sin autorización al terreno de juego y agreda o cause daños materiales en su irrupción.

Asimismo se establecen de seis a dos años de prisión, y una multa de hasta dos mil pesos, por lanzar objetos al campo que pongan en riesgo la salud o integridad de las personas.

A los aficionados que participen activamente en riñas serán sancionados con seis meses a cuatro años de prisión y de diez a sesenta días de salario mínimo.

Para los que generen o inciten violencia o introduzcan armas de fuego, explosivos o cualquier arma de fuego se imponen penas de uno a cuatro años y medio de cárcel y de veinte a noventa días de multa, equivalente a seis mil pesos. 

El proyecto advierte que en México con frecuencia se han documentado acontecimientos lamentables, en los que la rivalidad entre porras y grupos de aficionados han provocado “verdaderas batallas campales en las tribunas de los estadios y se han extendido al exterior”, produciendo enfrentamientos con las fuerzas de orden, robos, daños, secuestros de autobuses y “afectando la paz y orden público”.

Fortalece asimismo a la Comisión Especial Contra la Violencia en el Deporte que deberá tener una representación en cada entidad del país y tendrán entre sus funciones: realizar informes y estudios sobre las causas y los efectos de la violencia en el deporte; conformar y publicar anualmente la estadística nacional sobre este hecho; e informar a las autoridades sobre los riesgos de los eventos deportivos y coadyuvar con las medidas necesarias para la protección de personas, instalaciones o bienes.