Aprueban en comisiones del Senado reforma política del DF

El senador, Mario Delgado Carrillo, destacó que en total son cinco los cambios que se pretenden para este dictamen elaborado desde el año pasado.
Los senadores guardaron un minuto de silencio y otorgaron un aplauso como homenaje a Vicente Leñero.
Senadores (Angélica Mercado)

Ciudad de México

El Senado aprobó en comisiones la reforma política del Distrito Federal para dotar de autonomía a la capital del país que se convertirá en una entidad con su propia Constitución, para lo cual en 2016 se convocará a una Asamblea Constituyente con integrantes honorarios.

Se explicó que esa asamblea tendrá la tarea de crear una Constitución para la Ciudad de México que será la que regirá en el gobierno local.

El presidente de la Comisión del Distrito Federal, Mario Delgado, precisó que esta asamblea ya no podrá ser electa en 2015, pero hacia 2016 la ciudad tendrá dos asambleas que tendrán facultades distintas porque la Constituyente tendrá todos los apoyos para funcionar y entregar la Constitución, pero no invadirá funciones de la ALDF.

Además, en el caso de las atribuciones fiscales que demandaba el PAN para las alcaldías, se aprobó que el gobierno capitalino mantendrá la unicidad, aunque las alcaldías tendrán algunas facultades de gasto.

El dictamen centra los cambios en el artículo 122, donde se establece que la Ciudad de México es una entidad federativa que goza de autonomía en todo lo concerniente a su régimen interior y a su organización política y administrativa.

Se plantea que en adelante el gobierno de la Ciudad de México está a cargo de sus poderes locales, en los términos establecidos en la Constitución Política de la Ciudad de México, la cual se ajustará a lo dispuesto en la presente Constitución y a las bases siguientes:

"La Ciudad de México adoptará para su régimen interior la forma de gobierno republicano, representativo, democrático y laico. El poder público de la Ciudad de México se dividirá para su ejercicio en Legislativo, Ejecutivo y Judicial. No podrán reunirse dos o más de estos poderes en una sola persona o corporación ni depositarse el Legislativo en un sólo individuo.

El ejercicio del Poder Legislativo se deposita en la Legislatura de la Ciudad de México, la cual se integrará en los términos que establezca la Constitución Política de la entidad. Sus integrantes deberán cumplir los requisitos que la misma establezca y serán electos mediante sufragio universal, libre, secreto y directo, según los principios de mayoría relativa y de representación proporcional, por u período de tres años.

El titular del Poder Ejecutivo se denominará Jefe de Gobierno de la Ciudad de México y tendrá a su cargo la administración pública de la entidad; será electo por votación universal, libre, secreta y directa, y no podrá durar en su encargo más de seis años. Quien haya ocupado la titularidad del Ejecutivo local designado o electo, en ningún caso y por ningún motivo podrá volver a ocupar ese cargo, ni con el carácter de interino, provisional, sustituto o encargado del despacho.

La Constitución Política de la Ciudad de México establecerá las facultades del Jefe de Gobierno y los requisitos que deberá reunir quien aspire a ocupar dicho encargo.