Con apoyo económico, 3.6% de paisanos que volvieron de EU

Tres de cada 10 no están afiliados a servicios de salud y 59.9% tiene Seguro Popular: Segob.

México y Mexicali

Solo 3.6 por ciento de los migrantes mexicanos que regresaron a vivir al país procedentes de Estados Unidos ha recibido apoyo económico de algún programa de gobierno, mientras que 8.9 por ciento recibió remesas para su manutención.

Del total, solo 66.2 por ciento formaba parte de la población económicamente activa en México y el resto estudia, está jubilado, se dedica a los quehaceres del hogar o tiene alguna limitación física o mental que le impide trabajar.

De acuerdo con el Prontuario de Movilidad y Migración Internacional, elaborado por la Secretaría de Gobernación, el Consejo Nacional de Población y la Unidad de Política Migratoria, durante la última década regresaron al país aproximadamente medio millón de personas.

De éstas, la mitad (54.4 por ciento) refirió que el motivo fue encontrarse con su familia, mientras que 17.6 por ciento dijo que lo deportaron y 19.3 por ciento dio razones como desastres naturales, cambio del estado civil, inseguridad pública o violencia.

El documento señala que tres de cada 10 migrantes de retorno procedentes de Estados Unidos no se encontraban afiliados a servicios de salud, y la mayoría, 59.9 por ciento, contaba con Seguro Popular.

Detalla que “tanto en hombres como en mujeres, ser empleado u obrero era la principal posición en el trabajo de los migrantes de retorno ocupados” y cinco de cada 10 mujeres trabajaban en el sector servicios.

Esa proporción se redujo a tres de cada 10 hombres, quienes también se dedicaban a la agricultura, la construcción, la industria manufacturera, el comercio y la minería.

Actualmente esos migrantes representan entre 0.4 y 0.5 por ciento de la población total en México. Las cifras varían según la fuente consultada.

En el Prontuario de Movilidad y Migración Internacional se precisa que, de acuerdo con la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica, durante el periodo 2009-2014 vivían en México 590 mil migrantes de retorno de Estados Unidos. Mientras que la Encuesta Intercensal 2010-2015 contabilizó a 495 mil, la mayor proporción con una edad entre 30 y 34 años.

Las principales entidades de residencia de quienes regresan de vivir en ese país son Jalisco, con 9 por ciento; Michoacán, con 7.8 por ciento; Baja California, con 7.1 por ciento; Guanajuato, con 6.7 por ciento, y Estado de México, con 6.5 por ciento, según datos de la Encuesta Intercensal 2015 elaborada por el INEGI.

El documento también refiere que cuatro de cada 10 mujeres que regresaron contaban con educación media superior o más, y en el caso de los hombres tres de cada 10 contaban con ese nivel de preparación.

SIN CAPACIDAD EN LA FRONTERA

El gobernador de Chihuahua, Javier Corral, advirtió que ninguno de los estados fronterizos tiene la capacidad económica para afrontar una posible deportación masiva de mexicanos como ha prometido el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump.

Tras participar en una reunión con mandatarios de Baja California, Nuevo León y Tamaulipas, explicó que sacaría de balance si el comportamiento de regresos es el doble de los que se tiene actualmente.

Corral detalló que, considerando un crecimiento de 15 por ciento de deportaciones, “la frontera norte necesita de mayores recursos, porque la actual distribución federal deja de atender muchas de las áreas fundamentales de los gobiernos”.

Indicó que la propuesta del Fondo de Fronteridad, que plantea la alianza de gobernadores fronterizos, se fundamenta en las implicaciones que tiene ser una zona receptora de deportados, tanto de connacionales como de extranjeros.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]