25 años y el PRD no logra la unidad

Incluso tuvo diferencias al votar las reformas estructurales recientes, pero sus dirigentes aseguran que el partido es fundamental para la vida del país.
Jesús Zambrano, Jesús Ortega, Dolores Padierna y René Bejarano, durante el Consejo Nacional extraordinario del PRD.
(Especial)

Ciudad de México

A 25 años de haberse constituido, el PRD enfrenta un proceso de renovación profunda ante  el estigma de ser un partido que se encuentra dividido y es incapaz de ponerse de acuerdo en cuestiones esenciales para la toma de decisiones.

La imagen de un PRD que no está unido en lo esencial, ha dicho Jesús Zambrano Grijalva, presidente nacional perredista, es uno de los factores que más ha afectado al partido. A pesar de ello, la dirigencia considera que el PRD es en estos momentos una fuerza fundamental para la vida del país.

En el análisis interno, el perredismo conmemorará su cuarto de siglo con un balance de “sabor agridulce”, pues en fechas recientes  no ha habido unidad incluso  para votar contra reformas como la hacendaria y la educativa en el Congreso de la Unión.

Sobre el tema, Jesús Ortega, líder de Nueva Izquierda, la corriente más numerosa del perredismo, asegura que el partido está listo para gobernar, pero antes debe sumergirse en un proceso de reflexión y demostrar a los ciudadanos “que somos una alternativa y no solo unos actores políticos testimoniales”.

Además, señala que una izquierda extremista y polarizante “no va a ganar porque no suma a la mayoría de la población, solo a la parte con que es totalmente coincidente y necesitamos sumar a la mayor pluralidad posible”

En tanto, Jesús Zambrano considera que el PRD ha estado tres veces en la antesala de la Presidencia, en las elecciones de 1988, 2000 y 2006, y cuenta entre sus logros haber conservado durante 16 años la capital del país, además de tener un padrón de más de tres y medio millones de afiliados, con los que buscarán avanzar posiciones en los 17 procesos electorales de 2015.

Actualmente el PRD gobierna 286 de los 2 mil 456 municipios del país, además del Distrito Federal, Guerrero, Morelos y Tabasco, y en gobierno de coalición en Oaxaca, Puebla y  Sinaloa.

Por ello considera necesarios ejercicios de discusión y de reflexión abierta incluso con quienes no coinciden con la ideología perredista. “Estoy convencido de que esto nos va ayudar a que sectores amplios de la sociedad mexicana vean en el PRD a una fuerza diferente, una fuerza en la que pueden depositar su confianza, de que estamos queriendo efectivamente construir un país diferente, con valores democráticos distintos a los que postulan otras fuerzas”.

Además consideró que un factor que le puede dar mayor fortaleza al PRD en entidades donde su fuerza es menor, es la promoción de la consulta popular sobre la reforma energética.

“DEBE REGRESAR A SU ORIGEN”

En tanto, René Bejarano, líder de la corriente perredista Izquierda Democrática Nacional, consideró que el PRD “tiene que regresar a su idea original. Debemos alejarnos de actitudes que pudieran  fortalecer al sistema. El PRD no nació para andar firmando pactos traidores contra México,  sino para oponerse al sistema de partido de Estado y es la ocasión, a 25  años de existencia del PRD, que se refrende eso y que se busque también la unidad de las izquierdas, porque el PRD es producto de la unidad de muchos grupos políticos y sociales que en ese entonces participaron en la insurgencia cívica del neocardenismo”.

No obstante, señaló que el PRD evolucionó positivamente en muchos temas, porque ahora es gobierno en muchos lugares, “pero en otros tuvo regresiones, como en este del Pacto por México, donde confundió el rumbo, pero se puede corregir; lo más importante del PRD es su militancia.

Descartó además que el PRD llegue al cuarto de siglo de existencia en medio de una crisis, sino “en un proceso de reorganización, de un complejo  proceso de recomposición y de una recuperación de la confianza”.

Otros, como José Antonio Rueda, integrante del Consejo Nacional del PRD, han sido más críticos en cuanto a la situación actual del partido al señalar que el núcleo dirigente del PRD no tiene autoridad para confrontar al PRI cuando “practican en casa lo que dicen combatir” en materia de antidemocracia, y que por ello es esencial contar con un partido de izquierda congruente y honesto para retomar el rumbo nacional.  


[Dé clic sobre la imagen para ampliar]