Amenaza Trump a las empresas que dejen EU

“Vamos a construir un muro” en la frontera con México, reitera el presidente electo; el TLC es un “total y completo desastre”, asegura.
Además de recorrer la planta, por la noche comenzó una gira de agradecimiento a los que votaron por él.
Además de recorrer la planta, por la noche comenzó una gira de agradecimiento a los que votaron por él. (Mike Segar/Reuters)

Ciudad de México

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, advirtió que las empresas que decidan trasladar sus operaciones al extranjero en busca de menores costos enfrentarán “consecuencias”.

Durante su visita a la fábrica de calefacción y aires acondicionados Carrier, en Indiana, el republicano también reiteró: “Vamos a construir un muro” en la frontera con México.

En este tenor, Trump también criticó el Tratado de Libre Comercio, al que calificó de “completo desastre”.

“Las empresas no van a dejar nunca más EU sin consecuencias. Eso no va a suceder, simplemente no va a suceder”, dijo dos días después de que dicha compañía renunció a relocalizar mil puestos de trabajo en Santa Catarina, Nuevo León.

Para ello, garantizó que su administración ofrecerá diversos incentivos que impidan que las empresas muevan sus operaciones para reducir costos.

“Que sepan las otras empresas que vamos a hacer cosas grandes, cosas para los negocios. No habrá más razones para que ellos salgan porque sus impuestos van a ser bastante bajos y las regulaciones innecesarias van a desaparecer”, adelantó.

Trump recordó que durante su campaña prometió mantener Carrier en territorio estadunidense de lograr el triunfo: “Dije que nunca se iba a ir de Indiana”, y detalló que convenció a los ejecutivos de la compañía con una llamada telefónica.

Acompañado por su vicepresidente electo, Mike Pence, y por Greg Hayes, presidente de United Technologies —propietaria de Carrier— insistió en su intención de reducir los impuestos sobre sociedades del actual 35 por ciento a 15 por ciento para incentivar a las empresas a invertir en EU y aumentar las tarifas en la frontera.

En su intervención, Hayes informó que recibió el compromiso por parte de las autoridades estatales de recibir 7 millones de pesos en exenciones fiscales.

Al considerar un triunfo el acuerdo para mantener la fábrica en lugar de mudar las operaciones a México, Trump felicitó a trabajadores, propietarios y a sí mismo, con lo que echó atrás el anuncio que en febrero pasado hizo la compañía de cerrar la planta y enviar los empleos al país vecino.

Respecto al acuerdo de libre comercio con México y Canadá, Trump consideró  que “es una autopista de una sola vía” hacia su vecino del sur y lo calificó de “un total y completo desastre”.

Durante su campaña, el entonces candidato adelantó que de ganar renegociaría “de inmediato” los términos de tratado, en vigor desde 1994, para conseguir un trato mejor “para nuestros trabajadores, y que de no aceptarse nuevas condiciones EU lo abandonaría.

En su recorrido por la planta, la cual marcó el inicio de una gira de victoria, el presidente electo refrendó otra de las promesas: la construcción de una barrera de concreto en los 3 mil 100 kilómetros de la frontera con territorio mexicano.

“La gente está diciendo: ‘¿Piensas que Trump va a construir el muro?’ Créanme, vamos a construir el muro”, amagó.

Por la noche, ante miles de seguidores en Cincinnati, Ohio —estado clave en el triunfo del 8 de noviembre—, reiteró que el tratado de libre comercio ha sido “un desastre”, por lo que buscará arreglarlo o empezarlo desde cero.

“Gracias, Carrier, se acabaron los días en que las empresas salen del país”, enfatizó.

Asimismo, prometió “restaurar la soberanía” estadunidense en materia migratoria, construyendo un muro con México para poner fin a la inmigración ilegal, además de liberar a la nación de la epidemia de la violencia de las pandillas y del trasiego de drogas.

“Vamos a pedir al Congreso que modifique los programas de visas para proteger a los trabajadores estadunidenses.

“Estoy aquí por una sola razón, para dar gracias”, dijo, al prometer que “EU va a volver a ganar en grande”.

AMAGOS

El gobernador de Texas, Greg Abbott, amenazó con cortar el financiamiento a cualquier universidad o escuela pública del estado que se declare “santuario” con el fin de frenar un creciente movimiento para proteger a los alumnos indocumentados.

“Texas no tolerará campus o ciudades santuarios. Voy a recortar fondos a cualquier escuela estatal si establece el estatus de santuario”, escribió Abbott en un mensaje divulgado a través de su cuenta de Twitter.

El gobernador emitió el mensaje tras darse a conocer que los estudiantes de la Universidad Estatal de Texas solicitaron a institución que declaren el campus como un “santuario para estudiantes, trabajadores y miembros de la comunidad indocumentados”.

INDIANA OFRECIÓ INCENTIVOS FISCALES POR 7 MDD

Indiana ofreció a United Technologies Corp incentivos por 7 millones de dólares para que conservara en ese estado mil empleos que su unidad Carrier preveía trasladar a México.

La fabricante estadunidense de aparatos de aire acondicionado dijo que funcionarios de Indiana llegaron a un acuerdo para ofrecerle exenciones de impuestos durante 10 años por 7 millones de dólares para que mantuviera los empleos de su unidad en Indianápolis.

Seth Martin, vocero de la empresa, dijo que se hizo la oferta después de negociaciones con el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump. Las autoridades estatales no respondieron de inmediato a solicitudes de información para confirmar la cifra.

Trump se adjudicó crédito por conseguir que los empleos bien pagados se queden en el país, pero el resultado no es la victoria completa que anticipó.

Durante su campaña electoral, el republicano prometió poner altos aranceles a Carrier si no revertía el curso del traslado de puestos de trabajo a México. El acuerdo aún supone que mil 300 empleos cruzarán la frontera.

Con información de: Reuters y AP/Washington.