Las alianzas de la discordia perredista

Las alianzas con el PAN para las elecciones estatales del próximo 5 de junio en 12 entidades del país son las que mantienen los ánimos encendidos al interior del Comité Ejecutivo Nacional del PRD.
El CEN del PRD rindió un homenaje a Gisela Mota Ocampo, alcaldesa de Temixco.
El CEN del PRD rindió un homenaje a Gisela Mota Ocampo, alcaldesa de Temixco. Archivo. (@PRDMexico)

Ciudad de México

Desde su arribo a la dirigencia nacional del PRD, Agustín Basave se mostró a favor de generar acuerdos con otros partidos para ir en alianza en 2016 por las 12 gubernaturas que estarían en juego el 5 de junio.

Ahora Basave amenaza con renunciar si no le aprueban su plan de alianzas, previamente acordado. Anoche presentó una carta de renuncia advirtiendo que él no es florero de nadie, pero más tarde decidió mantenerse en el partido, en lo que sigue la negociación de alianzas.

Las alianzas con otros partidos, incluido el PAN, ya habían sido aprobadas por los consejeros nacionales perredistas en 2015, en la misma sesión en la que aprobaron que un dirigente nacional no requería de cierta antigüedad para el cargo.

Así, tras ese acuerdo, Basave pudo ser elegido presidente y trabajar en su política de alianzas.

Su prioridad era lograr acuerdos con los partidos de izquierda, antes que con el PAN, pero la negativa de estos generó que la posibilidad más viable fuera acordar con Acción Nacional.

Por ello, Basave pidió al CEN perredista su aprobación para ser él quien encabezara las negociaciones.

Con ese respaldo logró acuerdos para las alianzas en Durango y Zacatecas, las dos únicas que hasta la fecha han sido aprobadas. Basave quiere al menos ir en alianza en ocho estados, pero como MILENIO lo reporta hoy en su edición impresa, es posible que solo el CEN perredista le apruebe cuatro.

El rumbo del resto de las alianzas y la permanencia de Basave al frente del PRD se definirán cuando el CEN perredista se reúna en una sesión que ha sido aplazada desde el jueves pasado y que se realizó este lunes por la noche.

En la reunión se acordó ir en alianza con el PAN en Veracruz, a pesar de que al interior del CEN perredista no apoyan al panista Miguel Ángel Yunes. Y en Oaxaca, donde el debate surgirá a partir de la elección del candidato. Tanto PRD como PAN ven complicado ganar solos la gubernatura que ganaron en alianza con Gabino Cué.

Las alianzas pendientes:

Puebla.- Los perredistas inconformes con una eventual alianza son quienes no aprueban la administración del panista Rafael Moreno Valle, quien por cierto llegó al cargo en alianza PRD-PAN. La dirigencia estatal del PRD no quiere ir en alianza nuevamente.

Tlaxcala.- Aunque ninguna de las dos candidatas del PRD y PAN ha cedido a ir en alianza con el otro partido, el PRD cree qye cada una por su cuenta no ganaría.

Hidalgo y Tamaulipas.- Ir en alianza con el PAN favorecería las posibilidades de arrebatar al PRI ambos bastiones.El PRD en Hidalgo ya aceptó ir en alianza, mientras que el PRD en Tamaulipas lo ve complicado.

Sinaloa.- Ni el PAN ni el PRD tienen posibilidades de ganar solo. Buscan conservar el gobierno que obtuvieron en alianza con Mario López Valdez, Malova. Sin embargo, este estado no fue prioritario para Basave en sus negociaciones. El PRD en la entidad sí acepta una alianza con el PAN.

Aguascalientes, Quintana Roo y Chihuahua.- Sin definición por parte de PAN y PRD. La dirigencia estatal perredista en Aguascalientes sigue pensándolo, mientras que los líderes perredistas en Quintana Roo y Chihuahua sí quieren ir con el PAN.