Avanzan acuerdos para un pacto entre PAN y PRD

“Quiero ser puente donde haya coincidencias, esa es mi vocación, y en el caso de mi estado son inobjetables”, dice Maldonado Venegas.
El diputado federal electo.
El diputado federal electo. (Javier González)

México

El PAN y PRD avanzan en los acuerdos para conformar alianzas electorales y legislativas. Puebla es el estado emblemático, donde podrán concretar un polo opositor al PRI, con un gobierno de coalición en 2016.

El principal operador de esa alianza es el diputado federal electo Luis Maldonado Venegas, quien es el puente entre ambos partidos. Militante del PRD y a la vez integrante del gobierno del panista Rafael Moreno Valle, el también ex priista y ex líder nacional de Convergencia aseguró a MILENIO que tomará protesta como legislador, cargo que ocupará durante un mes y medio, para después regresar a Puebla y abonar a la construcción de la alianza entre ambos partidos de cara a la gubernatura que se elige en 2016, pero pensando también en proyectos políticos posteriores.

Como ocurrió en 2010, PRD y PAN sostienen pláticas para acordar la alianza electoral y la figura Constitucional de gobierno de coalición.

Maldonado Venegas asegura que buscará ser el puente entre ambos partidos, al definirse como un promotor de las alianzas.

"Quiero ser puente para construir en donde haya coincidencias, esa es mi vocación, construir alianzas y en el caso de Puebla hay avances inobjetables", afirmó.

Ambos partidos concretaron en 2010 acuerdos electorales en Puebla, Oaxaca, Sinaloa y Durango; ganaron los tres primeros y mantienen acuerdos de gobierno de manera más visible en el gobierno del panista Rafael Moreno Valle, quien es además aspirante presidencial.

Por primera vez, los líderes nacionales del PAN y PRD, Gustavo Madero y Carlos Navarrete, respectivamente, admitieron la intención de explorar la construcción de amplias alianzas de cara a las elecciones de 2016, así como en el ámbito legislativo con una agenda común en temas de seguridad y transparente, además de un compromiso de revisión de la reforma fiscal de 2013, avalada por el PRD, pero rechazada por el PAN.

En el caso del PRD, el esbozo de ese acuerdo con Acción Nacional está plasmado en el documento "Propuestas para salir de la crisis", integrado con las opiniones de las corrientes perredistas, y cuya copia tiene MILENIO, en el cual se establece que el PRI y sus aliados "se beneficiaron en 2015 de la dispersión de la oposición" y por eso es necesaria la construcción de un polo opositor más allá de partidos, que incluya a Acción Nacional.

En el análisis de 17 puntos, que será llevado al Consejo Nacional que se realizará en agosto, se plantea que el PRD "debe promover un amplio frente opositor que no solo vaya más allá de partidos, sino que empiece con la sociedad civil y ciudadanos en lo individual. Por supuesto, debemos hacer alianzas legislativas y electorales, promover en primer término el acercamiento con otros partidos de izquierda, pero sin descartar sumar también al PAN".

Además, sugiere anticipar el relevo en la dirigencia nacional, así como en las estatales y construir una estrategia de reposicionamiento, en particular, en entidades donde no se logró 3 por ciento de la votación. Igualmente, intervenir en aquellos estados con presencia marginal para garantizar su independencia del gobierno local.

El análisis perredista establece que los resultados electorales dejan ver la dispersión de la oposición, hecho que benefició al PRI y a sus aliados, "lo que disminuyó el impacto del castigo ciudadano a una mala administración señalada por actos de corrupción y conflictos de interés".

Por ello, se plantea construir un polo amplio e inclusivo "que sea capaz de sumar y acumular fuerza para la disputa, primero de 12 estados en 2016 y luego por el rumbo de la nación en 2018".

La propuesta que se ha integrado con el consenso de las diversas corrientes del PRD establece que es necesario convocar a un Congreso Nacional para analizar el método de elección de las candidaturas, replantear el modelo de afiliación actual para abrir el partido y vincularlo a la sociedad.

Además, actualizar el programa y línea política de alianzas para los procesos electorales locales en 13 estados en 2016.