“Si alguno se convierte en mosca ya se jodió el pastel”

En medio de un ritual de iniciación, el gobernador Jaime Rodríguez exigió a los funcionarios conducirse con transparencia y no afectar las arcas estatales con actos de corrupción.
El mandatario los obligó a firmar un muro móvil en el Palacio de Cantera.
El mandatario los obligó a firmar un muro móvil en el Palacio de Cantera. (Jorge López)

Monterrey

Ayer, en un acto oficial del Gobierno de Nuevo León, cientos de funcionarios públicos decidieron jurar no convertirse en "moscas" y no arruinar "el pastel".

La presentación de un nuevo Código de Ética para Servidores Públicos, en el Palacio de Cantera, se convirtió en un rito inicial de buen comportamiento.

El gobernador Jaime Rodríguez Calderón desde su atril demandó a los funcionarios estatales hacer un juramento.

Los recursos estatales y el Gobierno fueron convertidos en un gran "pastel" y los servidores públicos en "moscas".

"No sean ustedes la mosca que ensucie este gran pastel, cualquiera de ustedes que se convierta en mosca, ya se jodió el pastel.

"¿Se comerían ustedes un pedazo de pastel cuando una mosca esté ahí?, díganmelo, entonces ¿por qué no construimos un nuevo pastel?, y pongámonos el ejercicio de no ser moscas, ¿podremos lograrlo?, ¿juran lograrlo?", cuestionó el gobernador.

Para comenzar el rito, el mandatario pidió a los servidores públicos levantarse de sus sillas y jurar que no tomarían el dinero público.

"Quiero que hagamos un juramento, que juremos, que juremos, recuerden, el juramento es algo sagrado, es algo personal, que nos juremos a nosotros mismos de que no vamos a corrompernos, de que no vamos a tomar el dinero público para nuestro beneficio personal, ¿lo juran?", dijo con voz fuerte.

Aunque los funcionarios respondieron con un "sí", el gobernador no se convenció de la afirmación.

"Lo dijeron muy aguadito; quiero que lo digan y lo griten, que lo griten y digan lo juro, ¿lo juran?", dijo como si se trataran de instrucciones.

Ante la demanda de su jefe, los servidores públicos alzaron la voz y dijeron al unísono "lo juro".

Luego de cumplir la demanda, el mandatario pidió a los funcionarios llevar el juramento en su corazón.

"Que se quede en su corazón, para orgullo de sus familias, que sus hijos estén orgullosos de ustedes, que sus nietos platiquen de su abuelo, que su bisnieto diga mi abuelo o mi abuela fueron fregones, porque iniciaron una nueva etapa de este país, donde la corrupción no destruye y nosotros somos los iniciadores poniendo el ejemplo a Nuevo León", comentó.

El mandatario reiteró en su discurso que no caigan en la tentación.

"Prohibidas las reuniones en un restaurante y si van a un restaurante paguen de su propia bolsa, punto, nadie puede ir a un restaurante a gastarse el dinero de los ciudadanos, coman en su casa o que les echen lonche ¿podrán hacerlo?, ¿se les quitará la tentación?", dijo.

Comentó que actualmente 86 mil personas viven del erario.

Este nuevo Código de Ética presentado por las autoridades será regido por principios de no a la corrupción; servicio, respeto y armonía; austeridad; innovación y eficiencia; inclusión (participación ciudadana); resolución justa y expedita en torno a las necesidades de ciudadanos y transparencia.