Barrales: Guerrero es un "estado fallido"

Luego del asesinato del secretario general del PRD en Guerrero, la presidenta del partido, Alejandra Barrales, dijo que el gobierno local no puede hacer frente a la violencia en el estado.

Ciudad de México

Luego de que un comando asesinara a Demetrio Saldívar, secretario general del PRD en Guerrero, la presidenta del partido, Alejandra Barrales, publicó en su cuenta de Twitter que Guerrero es un "estado fallido" y que en febrero la entidad presentó el mayor número de homicidios dolosos en México.

"Nos preocupa la situación que está prevaleciendo en Guerrero", agregó en conferencia de prensa, "nos preocupa, por supuesto, lo que afecta directamente a nuestros compañeros, pero es una situación, por desgracia, generalizada que confirma que el gobierno del estado no tiene el control de la situación". 

TE RECOMENDAMOS: Ejecutan a secretario general del PRD-Guerrero

Enseguida, la presidenta del PRD hizo un llamado al gobierno federal "para que tome el control de la seguridad, como lo ha hecho en otros lugares de la República, donde lamentablemente se ha tenido que llegar también a esta situación, como sucedió ya en el caso de Michoacán".

Insistió en que es evidente que las autoridades locales, no solamente no están respondiendo, "sino que ha habido claros señalamientos, claras muestras, de que en muchos casos pudieran incluso estar involucrados en todo este tipo de actos". 

También adelantó que buscará una reunión con el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y que la secretaria general perredista, Beatriz Mojica, hará lo mismo con el gobernador Héctor Astudillo para obtener los pormenores de la investigación.

TE RECOMENDAMOS: MC condena asesinato de secretario del PRD-Guerrero

Reclamó que en Guerrero, además de Saldivar, han asesinado a otros dos perredistas en las últimas semanas y que uno más, Catalino Duarte, se encuentra desapararecido. 

Demetrio Saldivar fue asesinado ayer por la noche, cuando hombres armados dispararon contra su vehículo a las afueras de su casa en Chilpancingo.




JASR/SBG