Los Abarca dieron la orden: Murillo

El ex presidente municipal de Iguala, “autor intelectual” de la muerte de seis personas y de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.
El ex alcalde de Iguala, José Luis Abarca Velázquez, y su esposa, María de los Ángeles Pineda Villa, fueron detenidos por la Policía Federal durante un operativo que se realizó la madrugada de este martes en las inmediaciones de la delegación Iztapalapa, en el Distrito Federal
María de los Ángeles Pineda y José Luis Abarca (Tomada de Facebook/Ayuntamiento de Iguala)

México

El ex alcalde de Iguala, José Luis Abarca Velázquez, y su esposa, María de los Ángeles Pineda Villa, ordenaron el ataque y desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, con el propósito de que no "sabotearan" el informe de labores de la mujer, como ocurrió en julio de 2013, dijo ayer el procurador general de la República, Jesús Murillo Karam.

Una vez que los estudiantes estuvieron sometidos y fueron entregados por policías a Guerreros Unidos, el lugarteniente de esa organización criminal, conocido como El Gil, informó a su jefe máximo, Sidronio Casarrubias Salgado, que los conflictos en Iguala eran obra del grupo delictivo contrario, es decir, Los Rojos.

Sidronio avaló las acciones contra los normalistas, a quienes llevaron a un camino de terracería que se localiza cerca de la vivienda de El Gil y donde fueron encontradas nueve fosas clandestinas con los restos de 30 personas, los cuales son analizados por peritos aregentinos para corroborar si son o no los estudiantes.

En conferencia de prensa, el funcionario federal indicó que María de los Ángeles fue identificada por Sidronio como la principal operadora de Guerreros Unidos desde la presidencia municipal, en compañía de su marido y del secretario de Seguridad local, Felipe Flores Velázquez.

También reveló que José Luis Abarca pagaba entre dos y tres millones de pesos a Guerreros Unidos para tener bajo control la localidad; al menos 600 mil pesos eran usados para control de la policía local. El grupo decidía quién ingresaba a la corporación.

La PGR solicitó órdenes de aprehensión contra los "autores intelectuales" de los sucesos del 26 de septiembre; asimismo, consignó otro expediente contra Abarca por el homicidio del perredista Arturo Hernández Cardona, cometido en mayo de 2013.

Investigación

Al cumplirse 18 días de que la PGR asumió la investigación por los sucesos que dejaron seis muertos y 43 desaparecidos, el procurador recordó que Guerreros Unidos es uno de los cuatro grupos que se escindieron del cártel de los Beltrán Leyva, tras la muerte del capo Arturo Beltrán en 2009; su principal enemigo son Los Rojos.

Sidronio Casarrubias —detenido el pasado 18 de octubre— aportó información que permitió a la PGR establecer una línea de investigación y puso al descubierto la red de complicidad que tejieron los delincuentes con autoridades municipales.

Sidronio señaló a María de los Ángeles como la principal operadora de ese grupo delictivo; la mujer es pariente de dos extintos operadores financieros de Arturo Beltrán: Mario, El MP, y Alberto, El Borrado, ambos sus hermanos.

Como antecedente directo, el procurador recordó que en junio de 2013, ya con Abarca como presidente municipal, María fue agredida en un conflicto entre personas afines al alcalde y el grupo Unión Popular Emiliano Zapata.

De acuerdo con declaraciones de integrantes del ayuntamiento, en este incidente de hace más de un año participaron estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa.

El pasado 26 de septiembre, los normalistas abordaron dos autobuses en Ayotzinapa con destino a Iguala, adonde arribaron casi tres horas después; a su llegada tomaron dos camiones más y lesionaron a un chofer.

Según testimonio de los halcones, informantes de Guerreros Unidos y de la policía de Iguala, reportaron al Centro de Control de la policía el arribo de estudiantes "y de algunas otras personas"; esto fue declarado por David Hernández Cruz, quien estaba a cargo del centro; este funcionario levantó reportes y envío informes a los patrulleros.

Marco Antonio Ríos Verder, integrante de Guerreros Unidos, y policías detenidos asumieron que el grupo que se aproximaba "se dirigía a sabotear" el informe de labores de María de Ángeles, presidenta del DIF local.

"Los detenidos declaran que la orden de enfrentar a las personas les llega por radio desde la central y se les dice que viene de parte del A-5, clave que se usaba para identificar al alcalde de Iguala".

La policía bloqueó la carretera y evitó el desplazamiento de los autobuses; en ese primer incidente, mataron a uno de los estudiantes; ante la agresión, parte del grupo de los estudiantes intentó darse a la fuga en un camión, pero la policía comenzó a buscarlos.

En la confusión, la policía disparó al autobús del equipo de fútbol Avispones de Chilpancingo", donde murió un joven.

Los estudiantes detenidos e ingresados a la Central de Policía de Iguala fueron sustraídos por policías de Cocula; se acreditó que el subjefe de la policía de ese lugar, César Nava, trabajaba bajo las órdenes de Guerreros Unidos.

"En esta coyuntura, Sidronio es contactado por El Gil, quien reporta los conflictos que estaban ocurriendo en Iguala, atribuyéndolos al grupo delictivo contrario".

A partir de ahí se desconoce el paradero de los normalistas.

"No están muertos"

-Padres de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa aseguraron que "los muchachos no están muertos" y confiaron localizarlos pronto.

-En una asamblea informativa en el Instituto de Educación Media Superior plantel Ricardo Flores Magón, Bernabé Abraján Gaspar y Valente Cornelio González, padre y cuñado del joven desaparecido Adán Abraján de la Cruz, afirmaron que ni el gobierno de la entidad ni el federal tienen una pista que les indique el paradero de los menores.

[Dé clic sobre la imagen para ampliar]