Preocupa a México anuncio de aumento de guardias en Texas

La Secretaría de Relaciones Exteriores recordó a EU que la atención del fenómeno migratorio debe basarse en los principios de buena vecindad y responsabilidad compartida.
El secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade, y el embajador de Estados Unidos en México, Anthony Wayne, durante su visita a las instalaciones de la Patrulla Fronteriza del Sector del Valle del Río Grande, en Texas.
El secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade, y el embajador de Estados Unidos en México, Anthony Wayne, durante su visita a las instalaciones de la Patrulla Fronteriza del Sector del Valle del Río Grande, en Texas. Archivo (Cortesía)

Ciudad de México

El gobierno de México manifestó su preocupación ante la decisión del gobierno de Texas de asignar un mayor número de agentes estatales a la frontera sur de ese estado para atender el fenómeno migratorio ilegal.

El lunes pasado el gobernador de Texas, Rick Perry, anunció que desplegará mil soldados de la Guardia Nacional para aumentar la seguridad de su frontera con México ante la crisis migratoria.

A través de la embajada de México en Washington, la Cancillería externó al Departamento de Estado de Estados Unidos su preocupación por la decisión de Texas para asignar un mayor número de agentes estatales en la frontera con México, informó el subsecretario para América del Norte, Sergio Alcocer.

En conferencia telefónica, el subsecretario aseguró que estas medidas no contribuyen a resolver la problemática que existe en el incremento de los flujos migratorios, en especial de los menores no acompañados, por lo que reiteró la postura de México para atender las causas de este fenómeno de una manera integral y humanitaria.

En un comunicado de prensa, la Cancillería reprobó estas acciones al asegurar que es necesario garantizar los derechos humanos sin importar la condición migratoria y establecer acciones específicas para atender a los más vulnerables como son los niños.

"México subraya que la atención del fenómeno migratorio debe observarse desde una perspectiva regional de largo plazo, basada en los principios de buena vecindad y responsabilidad compartida adoptados por el gobierno federal de Estados Unidos".

Asimismo el gobierno de Enrique Peña Nieto reiteró que la estrategia para responder de manera efectiva y humana a este fenómeno requiere una necesaria corresponsabilidad entre países de origen, tránsito y destino de flujos migratorios.

En una tarjeta informativa, distribuida por la Secretaría de Relaciones Exteriores se reafirma la convicción de México "para proteger los derechos humanos de los migrantes, con independencia de su condición migratoria, y para instrumentar acciones específicas dirigidas a los más vulnerables, incluyendo a niños, niñas y adolescentes no acompañados".

En el texto se explica que México ha optado por una estrategia integral que privilegia el diálogo y la cooperación.

"El gobierno de México trabaja con los países de Centroamérica para mejorar las condiciones de mediano y largo plazo que contribuyan al desarrollo de esa región y potenciar su prosperidad", todos ellos pilares de la estrategia "Frontera Sur" recientemente anunciada por el gobierno mexicano.