Inmujeres reprueba declaraciones de senador del PAN

El panista Víctor Hermosillo criticó la libertad sexual de las mujeres, al sostener que les ha ido peor, porque los hombres se dan "una agasajadera bárbara" con ellas y por eso no se casan.
Victor Hermosillo, senador del PAN.
Victor Hermosillo, senador del PAN. (Tomada de Twitter / @VHermosilloBC)

Ciudad de México

El Instituto Nacional de las Mujeres reprobó las declaraciones del senador del PAN Víctor Hermosillo, ya que “atentan contra el Estado laico, las libertades y los derechos protegidos por el marco jurídico nacional e internacional”.

El panista criticó la libertad sexual que han alcanzado las mujeres, al sostener que les ha ido peor, porque los hombres se dan "una agasajadera bárbara" con ellas y por eso no se casan.

“Estamos captados por un hedonismo terrible. Otra cosa, que también las mujeres, en su libertad que disque tomaron, pues les ha ido peor porque ahora los hombres, ¡son una agasajaderas bárbaras! Y no se casan, están muy a gusto. Estamos en una crisis de valores”, declaró el legislador.  

En un comunicado Inmujeres dijo que lamentan que un legislador cuya investidura y responsabilidad lo obligan a defender los derechos que garantiza nuestra Constitución, ofenda a todas las mujeres de México al expresar prejuiciosamente que, con el ejercicio de su derecho a la libertad y a la libertad de elegir y decidir, “les ha ido peor”.

Agregan que sus declaraciones “lastima a un país que trabaja por la igualdad entre mujeres y hombres y a un Estado Mexicano que tiene la obligación de garantizar los derechos humanos”.

En el comunicado se destaca que “las palabras vertidas por el Senador contravienen los artículos 1°, párrafos tercero y quinto, y 4° constitucionales,  que expresamente señalan la obligación de respetar, proteger y garantizar todos los derechos de las mujeres, de conformidad con los principios de  universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad”.

Por último, el Instituto Nacional de las Mujeres reitera que en México está vigente el derecho a la libertad de todas las personas, y también a decidir el número y espaciamiento de los hijos, independientemente de su filiación o creencias.