En toma del rehén, sólo se siguió el protocolo: Adrián

El munícipe ingresó al restaurante sin ninguna  protección o seguridad para participar en la negociación de la liberación del empleado. 
Adrián de la Garza, alcalde de Monterrey.
Adrián de la Garza, alcalde de Monterrey. (Raúl Palacios)

Monterrey

Ante los cuestionamientos por su participación directa en la liberación de un rehén, el alcalde de Monterrey, Adrián de la Garza Santos, aseguró que solo siguió el protocolo y que no sintió que se hubiera puesto en riesgo su integridad física.

Los hechos sucedieron en la madrugada del miércoles en un restaurante de la localidad, ahí, un sujeto tuvo amenazado con un cuchillo al cajero del lugar, hasta que llegó el alcalde regio y minutos después lo convenció a salir del lugar, donde fue detenido, y la víctima atendida por los paramédicos sin ningún daño de consideración, solo unos rasguños en el cuello.

"Estuvo el secretario de Seguridad Pública del municipio junto con el director de Prevención del Delito, los dos ex elementos de la unidad especializada Antisecuestros de la Procuraduría de Nuevo León, y en ese proceso el que llevó la negociación fue el secretario de Seguridad Pública Municipal.

"El tipo de protocolo requiere que haya, posterior a la negociación, al tema del desgaste de la negociación, la presencia de un mando de más arriba, se dio la oportunidad de que podía estar yo, yo estaba muy cerca del lugar, incluso cuando se le comentó al sujeto dijo 'sí, que venga'", comentó de la Garza Santos.

Cabe destacar que el alcalde entró al restaurante sin ningún tipo de protección o acompañamiento de su cuerpo de seguridad para participar en la negociación, aunque, señala, no se sintió en riesgo.

"La verdad es que no (sintió en riesgo su integridad física), por lo que ya habíamos revisado; a final de cuenta siempre hay riesgo pero un riesgo importante creo que lo corría más la víctima que cualquiera de nosotros.

"La víctima tenía el cuchillo en el cuello, siempre hay la posibilidad de que tenga alguna otra arma el sujeto que estaba haciendo el amago, pero es normal dentro del proceso, además, entrar en ese momento con algún chaleco antibalas, no haría que tuviera tanta confianza el sujeto hacia las personas que estábamos tratando de negociar con él", indicó el edil regio.

Sin precisar los detalles de la negociación, por motivos de seguridad, el alcalde de Monterrey señaló que el sujeto cuenta con antecedentes penales.

"Tiene antecedentes desde el 2012 que están relacionados por posesión de droga y privación ilegal de libertad, inclusive por homicidio", dijo.

Ahora tocará al Ministerio Público determinar el futuro legal de esta persona que tuvo, por cuatro horas, a un cajero del restaurante como su rehén, al parecer, para que llegara la policía y lo protegiera de un grupo rival del crimen organizado que habría amenazado con matarlo.

"Se pudo convencer al sujeto de salir del lugar para trasladarnos a otro lugar, momento que fue aprovechado por la Policía de Monterrey para poder quitar a la persona que estaba amagando, quitarle a él el cuchillo y poderlo detener.

"Ahora está puesto a disposición del Ministerio Público y es el que va a determinar la situación jurídica; mientras que la víctima está bien, trae un pequeño rasguño que le hizo el victimario con el cuchillo cuando se lo acercaba al cuello", detalló Adrián de la Garza Santos.

KSC