Bodegas también son basurero municipal

Hay artículos que se encuentran en buenas condiciones para su uso, como alrededor de 70 bicicletas híbridas con valor de 28 mil pesos cada una.
Las bicicletas estaban destinadas para ser utilizadas por elementos de la policía de Guadalajara; hoy se encuentran arrinconadas
Las bicicletas estaban destinadas para ser utilizadas por elementos de la policía de Guadalajara; hoy se encuentran arrinconadas (Nacho Reyes)

Guadalajara

Si bien, en las bodegas de la zona industrial que renta el municipio de Guadalajara, pareciera ser un espacio que le pertenece a una persona con síndrome de Diógenes (por la acumulación de desperdicios) y no a un gobierno municipal; adentro, no solo se echaron a perder bienes Panamericanos, hay además cualquier cantidad de artículos que forman parte del patrimonio tapatío y de los cuales a muchos se les podría sacar provecho.

El municipio parece sufrir de una acumulación compulsiva que lo ha llevado a almacenar cualquier cantidad de bienes materiales, el universo de artefactos que guardan estos espacios es diverso, bien se pueden encontrar artículos de oficina como escritorios, sillas y monitores viejos, así como avalanchas para niños, retratos de funcionarios, pinturas, esposas, cartuchos útiles de gas lacrimógeno, decenas de parquímetros y hasta esas ranas de bronce que un día desaparecieron de las fuentes que corren a lo largo del Paseo Degollado en el Centro de Guadalajara.

Las bodegas son el ejemplo de lo que pretenden combatir las campañas de descacharrización de la Secretaría de Salud. Entre las pilas de ventiladores viejos, unidades centrales de procesamiento obsoletas y retazos de mobiliario de oficina, resaltan 70 bicicletas con los escudos de la policía municipal de Guadalajara y que aparentan estar en perfectas condiciones.

Unidades híbridas de la marca Giant, equipadas con un motor que se alimenta de una batería recargable a través de un alimentador también incluido, y que en conjunto, de acuerdo a información del portal de internet de la marca mencionada, tienen un valor comercial de más de 28 mil pesos.

A diferencia de los bienes Panamericanos, el municipio sí tiene registro inventariado de estas unidades adquiridas por la Administración de Ramiro Hernández, y con valor en conjunto de más de dos millones de pesos, sin embargo, hay poca claridad en el porqué fueron a dar a una bodega y no son aprovechadas por la Comisaría de Seguridad Ciudadana.

"Al parecer las compraron para la policía, pero se les hicieron muy pesadas para los elementos y las dejaron aquí", señaló el encargado de las bodegas.

Sobre este material en particular, es decir el que está dentro de los inventarios del ayuntamiento de Guadalajara y no el que proviene de los Juegos Panamericanos, el plan del municipio es recuperar lo que se pueda y sacarle provecho.

"Nosotros nos vamos a enfocar en el rescate del mobiliario que es del ayuntamiento para poderle dar otro uso, que no esté guardado en las bodegas para que podamos utilizarlo en funciones propias del gobierno", agregó David Mendoza, director de Administración de Guadalajara .

Entre la basura, hay puntiagudas láminas oxidadas, espesas telarañas que albergan viudas negras y ratas de considerable tamaño, como para temer a una de sus mordidas.

Ejecutivo desconocía el tema

Aunque tres bodegas de la zona industrial que se rentaron para almacenar bienes Panamericanos fueron contratadas durante la Administración del entonces alcalde de Guadalajara y hoy gobernador del estado, Aristóteles Sandoval Díaz, en el Ejecutivo señalaron desconocer la existencia de estos activos.

“No sabíamos nada, en materia de información tuvimos que andar hurgando en todos los rincones”, señaló el contralor estatal, Juan José Bañuelos Guardado, en entrevista para MILENIO RADIO.

El funcionario calificó como una irresponsabilidad el que se hayan echado a perder estos artículos.

“Es grave y demuestra la mala voluntad en los procesos de entrega–recepción”, entre una Administración y otra, indicó.

Añadió que la revelación de estas bodegas y lo que contenían, “servirá para el caso de la denuncia, la contraloría verifica documentos” y estudian los temas debido a que “no se puede responsabilizar a nadie que no esté debidamente vinculado con la función que se hace en cada una de las dependencias”.