Proyectan 12 vías de acceso al aeropuerto

La SCT informó que se analizan estas obras destinadas al transporte vehicular "para mejorar la red de conectividad y movilidad existente".

México

De acuerdo con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, para el proyecto del nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México se analizan 12 obras destinadas al transporte vehicular "para mejorar la red de conectividad y movilidad existente".

Éstas incluyen una vía de acceso controlado de 17 kilómetros desde donde termina el Viaducto hasta las instalaciones de la nueva terminal. Además se suma otro proyecto de 10 kilómetros a lo largo de la avenida Vasco de Quiroga, en la zona poniente, para darle conexión a Santa Fe, las Lomas y los nuevos desarrollos de Huixquilucan hacia el Viaducto.

Los 12 proyectos viales se describen bajo el rubro "Más opciones de conectividad y movilidad", en el documento de presentación del proyecto Visión Integral, Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, elaborado por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

En contraste, para trasladar al resto de los 120 millones de usuarios por año que tendrá el aeropuerto solo se enlistan siete obras de transporte público y las siete son únicamente de ampliación de lo existente, pues no aparece ninguna nueva.

Entre éstas se encuentran:

—Ampliación del Metro desde Pantitlán hasta la nueva terminal, 13km.

—Ampliación del Metro desde Múzquiz, en la Línea B, hasta la nueva terminal, 9 km.

—Ampliación en 11 km del Mexibús que corre por la vía Morelos, al norte de la ciudad.

Ampliación de las líneas 4 y 6 del Metrobús.

—Metrobús Pantitlán al Periférico Oriente, más la reconfiguración del paradero de Pantitlán.

El martes, en el mensaje con motivo de su segundo Informe de gobierno, el presidente Enrique Peña Nieto dio a conocer la decisión de ampliar cuatro líneas del Metro en la zona metropolitana, con una extensión de 43.5 km.

Sin embargo, durante la presentación del proyecto del nuevo aeropuerto, en Los Pinos, Peña Nieto sí adelantó que la nueva terminal requerirá de "La ampliación de la red de transporte e infraestructura metropolitana... el gobierno de la República trabajará coordinadamente con las autoridades del Distrito Federal y del Estado de México, para impulsar los proyectos de infraestructura que faciliten la construcción y operación del nuevo aeropuerto".

Las obras viales incluidas en el proyecto suman casi 200 kilómetros, y entre ellas destacan la vía perimetral de acceso al nuevo aeropuerto, la conexión del mismo con el Circuito Exterior Mexiquense y la "Mejora de 12 intersecciones en la Ciudad de México para solucionar cuellos de botella en las vialidades de acceso al nuevo aeropuerto".

Además, en el proyecto se incluye una sección en la que se consigna el objetivo de lograr un "equilibrio urbano para la zona metropolitana", mediante el reordenamiento social y urbano de la zona impactada por la termina.

Esta obra "generará un equilibrio entre el oriente y el poniente de la ciudad y con ello, mayor inclusión social gracias a la generación de derrama económica y empleos dignos para la zona".

Al oriente de la terminal, todavía dentro de los terrenos de reserva federal, se prevé la construcción del Nuevo Parque Metropolitano de Texcoco, un bosque de 700 hectáreas cultivado sobre lo que fueron los terrenos del bordo oriente, un antiguo tiradero de basura, y cuya dimensión de dos veces el tamaño de las tres secciones del Bosque de Chapultepec.

El reordenamiento social incluido implica oferta de escuelas, hospitales, universidades y espacios públicos. En cuanto al reordenamiento urbano se prevé que la obra permita impulsar un nuevo polo de actividad social y económica, así como la prevención de "urbanización y asentamientos irregulares".

El DF no está preparado

Por separado, el ex jefe de Gobierno capitalino Alejandro Encinas advirtió que el gobierno federal no ha previsto el impacto ambiental para la Ciudad en México que conlleva la construcción del nuevo aeropuerto, pues junto con las obras en las carreteras de estados aledañas, la ampliación del Metro y el ferrocarril con el Estado de México, la zona centro concentrará 40% de la población del país y no existe la infraestructura para atenderla.

Encinas alertó que el proyecto sí afectará a la fauna de la zona existente en la zona del vaso de Texcoco, porque ahí llegan patos, gaviotas, pelícanos y garzas; además de que un proyecto como el nuevo aeropuerto afectará los humedales, que a su vez pueden modificar la temperatura de la capital.

El perredista recordó que había un acuerdo entre el gobierno federal y el del DF en el pasado proyecto, para que la sede actual del aeropuerto pase a ser una reserva ecológica de la ciudad y cuestionó si se respetará.

Por su parte, la panista Mariana Gómez demandó que el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto aclare cómo pretende invertir recursos federales en la construcción, para luego concesionarlo.

"Ríos venenosos"

-Enrique Peñalosa, ex alcalde de Bogotá, estuvo de visita en la Ciudad de México para una reunión con Miguel Ángel Mancera.

-El experto en urbanismo recomendó precaución en la forma en que se redensifica la ciudad, comparó a las autopistas urbanas con "ríos venenosos" y cuestionó por que no hay transporte público en carriles exclusivos en los segundos pisos.

-Además, señaló que la única forma de resolver los embotellamientos son las restricciones al uso del automóvil en general.

Con información de: Angélica Mercado y Omar Brito


[Dé clic sobre la imagen para ampliar]