SEP renovará protocolos para prevenir abuso sexual en escuelas

Luis Ignacio Sánchez, administrador federal de Servicios Educativos de la CdMx, reconoció que los protocolos de prevención de abuso sexual prácticamente no existen, no funcionan o están desfasados.
El gobierno capitalino ofreció supervisar que escuelas operen con apego a la normatividad, luego del caso de presuntos abusos sexuales en el kínder Matatena, en la delegación Benito Juárez.
Fachada del kínder Montessori Matatena donde presuntamente varios niños fueron abusados. | Archivo (Tomada de Facebook-Archivo)

Ciudad de México

La Subsecretaría de Educación Básica de la SEP anunció que renovarán los protocolos de prevención que deben aplicarse para evitar casos de abuso sexual y violencia en las 8 mil 300 escuelas de la Ciudad de México.

Dichos procedimientos se adecuarán siguiendo las recomendaciones de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y se prevé que sean implementados a partir del inicio del próximo ciclo escolar.

En conferencia, Luis Ignacio Sánchez, administrador federal de Servicios Educativos de la Ciudad de México, reconoció que "los modelos de lo que se debe hacer no están acompañados de protocolos de prevención y los que hay, (prácticamente) no existen, no funcionan, están desfasados".

Detalló que en 2013 se presentaron 104 denuncias y luego de la investigación hubo indicadores positivos en 44; en 2014, las cifras fueron 126 y 55; en 2015, 93 denuncias y 54 resultaron ciertas, y en 2016, van seis y tres de las cuales se ha podido comprobar que puede haber un indicio, añadió el funcionario.

Luis Ignacio Sánchez indicó que existe un altísimo porcentaje de denuncias falsas, aunque un solo caso cierto justifica la movilización que se hace al interior de las escuelas públicas, en donde se separa al servidor público.

Reconoció que en el caso de las escuelas privadas no hay ese control, porque se trata de empresarios que tienen un negocio y el tratamiento es diferente.

“La SEP por ninguna circunstancia va a permitir que se vulnere, en el caso que sea, tanto públicas como privadas, la seguridad e integridad de nuestros niños y actuaremos con la contundencia precisa”, agregó.

Expuso que las escuelas “siguen siendo el espacio seguro por excelencia en el país y en la Ciudad de México en particular”.

“Entendemos el tamaño del reto que tenemos. Nos estamos comprometiendo a que además haya cursos para que no sólo tengamos el papel, sino que además de todo el personal docente, directivo y padres de familia conozcan el mecanismo de cómo se va a actuar”.

El administrador federal de Servicios Educativos de la Ciudad de México dijo que “debe de haber un antes y un después” de este caso e indicó que a partir de “ya”, existe el teléfono de buzón escolar 36 01 87 00, para que los padres de familia se contacten directamente con las autoridades competentes en caso de que necesiten alguna asistencia.

“Este es un tema difícil, fuerte, que nos tiene absolutamente indignados”, dijo y aseguró que se hará todo lo posible para que no se repitan casos como el del colegio Montessori Matatena.

Matatena nos hizo aprender muchas cosas, y una de ellas es que nuestros protocolos de prevención no son tales. Hacen falta mecanismos de comunicación más sensibles, confiables y empáticos para acabar con lagunas.

Los funcionarios coincidieron en que para poner en marcha un protocolo efectivo de prevención no se reparará en nada. “Tenemos que ser imaginativos para que los mensajes lleguen de manera efectiva a todos en todo el país”.

“A ello nos pueden ayudar los cursos en línea, los mensajes vía celular y toda la tecnología actual”, dijo Enrique Guadarrama, Segundo Visitador de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

De manera inmediata se implementarán 15 cursos obligatorios para profesores, personal que tiene contacto con los niños y niñas, así como padres de familia, y deberán poner a la vista el teléfono 36018700 para realizar denuncias, así como el correo buzesco@del.con.mx.

“Hoy, trabajando de la mano con la CNDH estamos construyendo un protocolo efectivo, pensando una supervisión que, además de ser administrativa, tenga una mirada más calificada para atender o detectar estas situaciones”, dijo el subsecretario de Educación Básica de la SEP.

Agregó que una vez modificados los protocolos se plantearán a las entidades del país para que sea homologado el Marco Nacional de Protocolos de Prevención.