Aprobadas las reformas, se acabaron los pretextos, advierte Villarreal

El coordinador de los diputados panistas afirmó que con la puesta en marcha de las reformas, el país tendrá que crecer con medianía o dejar de generar empleos.
El líder de la bancada panista en San Lázaro, Luis Alberto Villareal.
El líder de la bancada panista en San Lázaro, Luis Alberto Villareal. (Javier Conde)

Ciudad de México

El coordinador de los diputados federales del PAN, Luis Alberto Villarreal, advirtió que "una vez aprobadas las reformas, se acabaron los pretextos", pues ningún Presidente de la República había tenido ese bono desde el inicio de la alternancia democrática.

"La colaboración, altura de miras y responsabilidad con México del Congreso de la Unión conceden al Ejecutivo Federal una oportunidad inédita: las expectativas son mucho mayores y, como popularmente se dice, la vara está más alta. Con el piso que han construido las reformas aprobadas este año, no hay pretexto para crecer con medianía o dejar de generar empleos", puntualizó.

Villarreal advirtió que Acción Nacional estará atento al cumplimiento cabal de las reformas constitucionales: "Aprobada la legislación secundaria, la responsabilidad de la implementación de estas reformas largamente esperadas es del gobierno de la República, (pues) de nada serviría modificar una ley, cuando la ley no se aplica.

Insistió en que las reformas aprobadas por la LXII Legislatura del Congreso de la Unión otorgan al gobierno de la República un bono que ningún presidente ha tenido desde el inicio de la alternancia democrática.

"Por muchos años existió un consenso sobre la necesidad de aprobar reformas estructurales para generar crecimiento, atraer inversión, ampliar la oferta de empleos bien pagados y generar prosperidad entre los ciudadanos: "hoy esas reformas están aprobadas y lo mínimo que puede esperar el ciudadano es que la promesa de la democracia se cumpla en su bolsillo", puntualizó.

Por lo demás, indicó Villarreal, el PAN logró cristalizar su agenda legislativa histórica y una vez más ha dado cuenta de que desde el gobierno o desde el Congreso, el blanquiazul es la fuerza transformadora de este país.

Recordó que tan solo en doce meses se procesaron reformas de fondo como la educativa, la de telecomunicaciones, la financiera, y desde luego, la reforma energética, que en conjunto habían sido pospuestas durante al menos doce años.