Senadores exigen al gobierno 'apretarse el cinturón'

Durante la comparecencia del titular de Hacienda, Luis Videgaray, legisladores del PAN y PRD demandaron al gobierno una reforma al gasto en vez de exigir más sacrificios fiscales y endeudamiento.
El titular de Hacienda, Luis Videgaray, comparece ante el Senado.
El titular de Hacienda, Luis Videgaray, comparece ante el Senado. (Tomada de Twitter | @LopezBrito_)

Ciudad de México

Las bancadas del PAN y PRD en el Senado exigieron al gobierno una reforma al gasto en vez de exigir más sacrificios fiscales y endeudamiento a los ciudadanos, durante la comparecencia del secretario de Hacienda, Luis Videgaray, en la que Acción Nacional insistió en una contrarreforma fiscal.

A su vez, el PRI en voz del senador José Yunes arropó la política económica del presidente Enrique Peña Nieto y sostuvo que pese a la caída en la plataforma petrolera será compensada con los ingresos tributarios, que podrían llegar a cifras históricas para el año que entra por 10.7% del PIB, mientras que este año alcanzará el 7.1%.

Al fijar su postura respecto del Segundo Informe de Gobierno, el petista Manuel Bartlett reprobó la política económica, que ha llevado a una caída de la plataforma petrolera y a que se apruebe una reforma que, dijo, privatiza al sector energético.

A su vez, el ecologista Armando Melgar reconoció que la reforma fiscal implicó costos qué asumir, pero confían en que la plataforma petrolera se irá recomponiendo con los años gracias a la reforma energética. Aplaudió el incremento del 30% en inversión física durante los últimos 7 años y los apoyos que habrá al campo, así como las inversiones anunciadas por 26 mil millones de pesos en los próximos 36 meses para el sector energético.

En su turno, el perredista Mario Delgado y Armando Ríos Piter compararon cifras para resaltar la caída que hay en el salario mínimo y dijeron que hoy se compran apenas 2 kilos de tortilla, mientras que antes se podrían comprar cuatro.

En su exposición, Delgado Carrillo aseveró que la reforma estructural pendiente es la del gasto público y es hora de que el gobierno ajuste su gasto.

"Ya no nos venga a pedir más deuda y a darnos explicaciones estériles de la falta de crecimiento. El sacrifico que están haciendo las empresas y la gente es muy significativa ¿Cuándo le va a tocar al gobierno?", preguntó Delgado.

Quien criticó que mientras miles de familias caían en desgracia durante el segundo semestre de 2013, Hacienda prefirió aumentar el déficit público a cumplir con la ley y apretarle el cinturón al gobierno, reduciendo el gasto en publicidad o en partidas no prioritaria.

"Mejor endeudar a los mexicanos que reducir los spots en televisión, hay una controversia constitucional por ese manejo, que hizo este Senado, pendiente de resolver en la Corte", abundó.

Al recordar que el año pasado el Congreso le aprobó un mayor déficit, pero también le impuso metas de reducción de 5 por ciento del gasto en sueldo de mandos medios y superiores y de 5 % en el gasto operativo corriente estructural, sin que a la fecha se haya informado de sus resultados.

A su vez el vicecoordinador económico de la bancada panista, Francisco Búrquez, recordó que su partido se puso de manera férrea a la Reforma Fiscal "porque sabíamos que sería un error de graves consecuencias.

Hizo notar que el Gobierno había prometido un crecimiento cercano al 5% y ahora la estimación es de solo 3.7%; además, ofreció una reforma fiscal justa", para que paguen más los que más tienen, "sin tomar en cuenta que al subir la tasa de impuestos al 35%, uno de los niveles más altos del mundo, ha provocado un desplome de la inversión, y por lo tanto de las oportunidades de empleo".

Acusó que esta reforma derivó en una caída de 23 lugares a nivel mundial en materia de competitividad.

"Ustedes se comprometieron a una reforma que fortaleciera las finanzas del Estado Mexicano y lo que observamos en el periodo 2013-2014 es un incremento en los ingresos del gobierno de 18%, a costa del ingreso laboral de las familias, que ha disminuido en términos reales en 4.5% en el mismo periodo", insistió.

Al puntualizar que la ciudadanía empieza a sentirse en la antesala de una de las grandes crisis recurrentes del PRI, de las cuales apenas se estaba recuperando.

Por ello, demandó "no financiar programas electoreros vestidos de sociales, con más pasivos, es un error costoso; por lo tanto, lo que se debe hacer es un presupuesto equilibrado con cero déficit, para lo cual ahora sí el gobierno tiene que apretarse el cinturón y reducir su gasto público, donde hay mucha tela por cortar".