Valida la Permanente; va al Ejecutivo para publicar

Los cambios constitucionales que abren a la inversión privada las áreas petroleras, energéticas y eléctricas del país, fueron ratificados ya por 24 congresos estatales.
Ricardo Anaya, presidente de la Cámara de Diputados, hizo el anuncio.
Ricardo Anaya, presidente de la Cámara de Diputados, hizo el anuncio. (Claudia Guadarrama)

México

La Comisión Permanente del Congreso de la Unión validó la reforma energética luego de que 24 congresos locales ratificaran los cambios constitucionales a los artículos 25, 27 y 28, que abren a la inversión privada las áreas petroleas, energéticas y eléctricas del país.

El presidente de la Mesa Directiva, Ricardo Anaya, fue el encargado de comunicar los votos aprobatorios de los legislativos estatales, para posteriormente enviar al Ejecutivo el decreto para su promulgación en el Diario Oficial de la Federación.

Los congresos de Aguascalientes, Baja California, Baja California Sur, Campeche, Coahuila, Chiapas, Chihuahua, Durango, Guanajuato, Hidalgo, México, Michoacán, Morelos, Nayarit, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tamaulipas, Veracruz, Yucatán y Zacatecas, ratificaron las modificaciones hechas a la Carta Magna por el Congreso de la Unión.

En contraste, la Asamblea Legislativa del Distrito Federal envió a la Comisión Permanente un acuerdo por el que objeta la aprobación de la reforma energética.

Al emitir el posicionamiento de su partido, el coordinador del PRI en la Cámara de Diputados, Manlio Fabio Beltrones, lamentó las descalificaciones y las "consignas maniqueas entre pretendidos nacionalistas hipócritas" que se han vertido en el debate de la reforma.

Aseguró que nuevamente México avanza gracias a los que quieren construir y se quedan atrás los que se quedaron sin ofrecer nada, "más que su amargura".

Lamentó que en algunas ocasiones se dijera en otros años que no se pudo hacer una reforma como ésta, "pero la verdad es que nadie presentó una iniciativa de reforma constitucional. Es la primera vez que los grupos parlamentarios y el Ejecutivo han presentado iniciativas de reforma constitucional en materia de modernización energética, y avanzamos juntos: en el 2008 con un gran esfuerzo en reformas legales y hoy en reformas constitucionales, y posteriormente en reformas legales que las consolidan".

Dijo que es la hora de tomar decisiones, debatir, acordar, construir, caminar y avanzar. "Ésa es la exigencia verdadera que tenemos todos en este México moderno", señaló.

"Validez histórica"

En su turno, el senador del PAN Javier Lozano manifestó que la declaratoria de validez de la reforma energética es histórica.

"Se trata no de privatizar a Pemex, no de desaparecerla ni extinguirla; se trata de fortalecerla y que deje de ser un organismo público descentralizado, para ser una empresa productiva del Estado", dijo.

Subrayó que la paraestatal no cuenta hoy ni con los recursos ni con la tecnología suficientes para darle abasto a toda la demanda interna y además competir a nivel internacional. "El petróleo seguirá siendo de la nación mexicana. No hay una sola palabra en el texto constitucional que siquiera insinúe lo contrario", afirmó.

En tanto, el senador perredista Manuel Camacho Solís resaltó que durante el trámite de la reforma energética se violentó "gravemente" el procedimiento legislativo, pero lo preocupante para un debate democrático y plural no solo fue la manera en que la reforma se aprobó en tres días por 17 legislaturas locales, sino que haya habido congresos que la ratificaron después de una discusión que únicamente duró entre 10 y 20 minutos.

Manifestó que la aprobación del plan es síntoma de que la democracia mexicana está entrando en un punto de quiebre.

"Esta reforma pasará a la historia por haber modificado el esquema fundamental bajo el que funciona el Estado mexicano. Lo que se está definiendo no sólo es el régimen de exploración y explotación del petróleo, sino el modelo de democracia que queremos para el país", dijo.

Se van de vacaciones

La Comisión Permanente del Congreso de la Unión cerró ayer sus actividades de este año y citó a sesión hasta el próximo 8 de enero, toda vez que los dos miércoles siguientes coinciden con las fiestas de Navidad y Año Nuevo.

Al respecto, diputados y senadores del PRD manifestaron su extrañeza y desacuerdo con el receso, por considerarlo un pretexto para frenar la discusión de la consulta popular sobre la reforma energética.

Dijeron que citar a sesión hasta 2014 daña los trabajos legislativos y el accionar del Congreso.