Nueva vacuna contra el dengue llegará a México

Según la farmacéutica Sanofi-Pasteur, tiene una eficacia de 60 por ciento y es tetravalente; está totalmente certificada ante las autoridades sanitarias.
El IMSS dijo que solo se suspendió la vacunación contra la Hepatitis B en Chiapas.
Vacuna contra dengue llegará primero a México (Cuartoscuro)

Quintana Roo

La producción de vacunas en el mundo es un proceso seguro, pues 80 por ciento del tiempo de fabricaciones es de control de calidad, aseguró el director médico para Latinoamérica de Sanofi-Pasteur, César Macareñas.

Durante los trabajos de la Cumbre de Salud organizada por esta farmacéutica, destacó que de 12 meses que lleva la producción de cada dosis de un biológico, 10 meses son para control de calidad.

"También les puedo decir que 70 por ciento de las personas que trabajan en una planta de vacunas se dedican al control de calidad”.

“Cuando van a salir del país de origen la agencia sanitaria de ese país corrobora la seguridad del producto, y la libera. Al llegar al país de destino la autoridad reguladora también revisa la calidad, realmente pasa tres controles una vacuna", aseguró.

En ese sentido, el especialista mencionó que todas las que llegan a México pasan por esos controles.

Sobre la del dengue que esta empresa de origen francés desarrolló, precisó que el biológico está listo y en espera de la autorización de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), luego de que el mes pasado le entregaron el último estudio.

La vacuna que estaría primero en México que en cualquier otro país, ha demostrado eficacia general de 60 por ciento y es tretavalente, por lo cual protege contra los cuatro serotipos del dengue que circulan en el mundo.

En México, en 2013 se registraron apropiadamente 60 mil casos de dengue, de ellos una cuarta parte fueron severos, es decir hemorrágicos, y en 2014 la cifra se redujo a la mitad, con 30 mil casos.

La presentación del biológico consta de una botella con polvo y una solución para diluir para que pueda aplicarse de manera subcutánea.

Recordó que los estudios clínicos realizados en Asia y América Latina demostraron eficacia en menores de entre dos y nueve años de edad, pero las autoridades sanitarias de cada país decidirán la población susceptible que recibió las tres dosis indicadas a los cero, seis y 12 meses de edad.

César Mascareñas subrayó que ampliar la base de población vacunada cuando se autorice el registro de la vacuna, podrá reducir el impacto de la enfermedad.

Si se aplica a niños de entre dos y nueve años de edad, el impacto a cinco años sería una reducción de nueve por ciento de la incidencia de la enfermedad transmitida por vector.

Si se aplicara a menores de hasta 13 años de edad, se lograría una reducción de 23 por ciento; hasta 15 años el impacto en la incidencia sería de 32 por ciento menos en el mismo período.

Pero si se vacunará a personas de hasta 18 años de edad, se conseguiría una reducción de 54 por ciento, y se llegaría a 65 por ciento si se incluye a personas de hasta 32 años, según los modelos de cruces de datos que ha realizado la farmacéutica, enfatizó.