Urgente separar a reos de alta peligrosidad, pide Renace

Martín Carlos Sánchez dijo que la separación se puede realizar en los mismos penales que ya tiene la entidad en caso de que no lleguen recursos para concluir el centro penitenciario en Mina.
Martín Sánchez Bocanegra, de Renace.
Martín Sánchez Bocanegra, de Renace. (Carlos Rangel)

Monterrey

Martín Carlos Sánchez Bocanegra, director de Renace, calificó de urgente la necesidad de que se separen a los reos de alta peligrosidad y los del fuero común para evitar efectos colaterales.

El titular de la asociación de beneficencia privada dedicada a defender a personas de escasos recursos injustamente encarceladas, dijo que la separación se puede realizar en los mismos penales que ya tiene la entidad en caso de que no lleguen recursos para concluir el centro penitenciario en Mina.

Esto, luego de que Milenio Monterrey expusiera los resultados de una investigación realizada por la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la UANL, en donde se revela que las familias de los reclusos gastan más de mil pesos para asegurar la protección al interior de los penales, más el gasto de alimentos y salud.

"Esto es otro de los resultados a raíz de la fuerte problemática de inseguridad que tuvimos en el estado. Debe haber una respuesta por parte de las autoridades federales y estatales en cuanto al manejo de los reclusorios, urge que tengamos en el estado un penal que pueda ser manejado sólo para crímenes de alto impacto, un penal para reos federales que sea determinado en uno de los tres que tenemos en el estado o el de Mina que aún no terminan de construirlo para que puedan ser adecuadamente separados, vigilados y atendidos", dijo.

Aunque reconoció que las autoridades han trabajado para recuperar la seguridad en la entidad, señaló que falta planeación para garantizar la reinserción y la protección de las familias.

"Hay un éxito en el trabajo de detener bandas criminales, es una necesidad de muchos años, no tenemos la infraestructura necesaria para las personas que son detenidas, el riesgo de que puedan ser extorsionados o amenazados es muy alto, creo que es el momento adecuado para pensar en una estrategia que resuelva eso y que la familia pueda dirigir sus esfuerzos a la defensa de los detenidos", mencionó.

Aunado a esto, el poder que tienen las bandas al interior de los penales demuestra que siguen teniendo influencia en el exterior.

"Ha sido mucha gente la que se detuvo, esto ha facilitado la interacción entre grupos delictivos y con la comunicación que pueden tener de la gente que los visita siguen teniendo influencia, es una demanda que se tiene que resolver ahora que se disminuyó la situación crítica en el estado, no hay más que sean tratados de manera distinta", señaló.