Estados Unidos y México compartirán base de datos

Durante una entrega de visas a estudiantes mexicanos, el embajador estadunidense, Anthony Wayne, dijo que el objetivo es lograr un mejor entendimiento del problema.
Ayer en Los Ángeles hubo una protesta de activistas comunitarios contra el gobierno de Peña Nieto.
Ayer en Los Ángeles hubo una protesta de activistas comunitarios contra el gobierno de Peña Nieto. (Damián Docarganes/AP)

México

Los gobiernos de México y Estados Unidos comenzarán a trabajar para compartir una base de datos sobre las estadísticas de la migración de niños no acompañados, con el objetivo de lograr un mejor entendimiento del problema, informó el embajador estadunidense, Anthony Wayne.

Luego de encabezar una ceremonia de entrega de visas a estudiantes mexicanos, el embajador de Estados Unidos en México destacó la importancia de reforzar el trabajo conjunto para compartir las bases de datos y mejorar su contenido.

Aseguró que las estadísticas les permitirán entender más claramente no solo el fenómeno de la migración, sino también las situaciones que orillan a realizarlo.

"Hay un esfuerzo para colaborar, para identificar y dar más certidumbre de los números de personas que pasan y las edades. Tenemos ahora mejores estadísticas en las fronteras estadunidenses, pero hay más para examinar, para entender mejor que pasa", puntualizó.

Wayne relató que durante el encuentro que sostuvo en días pasados con sus homólogos de Guatemala, Honduras y El Salvador, les manifestó el compromiso de Estados Unidos para compartir capacitación y experiencias exitosas que fortalezcan su sistema consular en México.

Por su parte, la subsecretaria para América Latina y el Caribe de la cancillería mexicana, Vanessa Rubio, aseguró que el gobierno de México está trabajando para contar con las mejores herramientas que les permita atender el incremento en los flujos de niños migrantes no acompañados.

Al término de la inauguración de la Conferencia Iberoamericana de Ministras y Ministros de Administración Pública y Reforma del Estado, la diplomática mexicana aseguró que todas las instancias del gobierno que tienen alguna injerencia en el fenómeno están ya trabajando de manera coordinada.

Informe de EU

El Centro de Investigaciones Pew, con sede en Washington, reveló que la violencia y la pobreza en Centroamérica, sobre todo en Honduras, el Salvador y Guatemala, son factores que impulsan la migración de miles de niños que han sido detenidos en la frontera de Estados Unidos en los últimos meses.

"Por ejemplo, muchos niños de Guatemala provienen de áreas rurales, lo cual indica que probablemente buscan oportunidades económicas en EU. Por el contrario, los hondureños y salvadoreños vienen de regiones extremadamente violentas y probablemente prefieren tomar el riesgo de viajar solos a EU a quedarse en casa", expresó.

El informe del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, y obtenido por el Centro Pew, detalla los lugares de origen y ciudades específicas de los menores detenidos en la frontera. De acuerdo con la agencia, el número de menores capturados en la franja casi se ha duplicado en menos de un año, una situación que el presidente Barack Obama ha llamado "una urgente situación humanitaria".

Los tres principales municipios que envían niños a EU están en Honduras. San Pedro Sula encabeza la lista, con más de 2 mil 200 menores no acompañados que fueron detenidos entre enero y mayo de este año, lo que representa 5% de todos los capturados desde el 1 de octubre pasado. Le siguen Tegucigalpa y Juticalpa, ambos con más de 800 niños aprendidos durante el mismo periodo.

Los menores migrantes de Honduras y El Salvador llegan de algunas de las regiones más violentas en esos países. San Pedro Sula, en Honduras, es considerada la capital del crimen del mundo, con una tasa de 187 homicidios por cada 100 mil habitantes en 2013, impulsada por un aumento de las pandillas y la violencia del narcotráfico.

En 2011, El Salvador no estaba tan lejos de esa cifra, con 70 homicidios, ocupando el segundo lugar en Latinoamérica.

El Departamento de Seguridad Nacional también señala que las economías pobres son otro factor que empuja a los niños hacia el norte. En general, Honduras, Guatemala y El Salvador se encuentran entre las naciones más pobres de América Latina, con 30%, 26% y 17% de su población viviendo con menos de dos dólares al día, de acuerdo con el Banco Mundial.

Los menores no acompañados no son solo de Centroamérica, ya que acuerdo con el Departamento de Seguridad, más de 11 millones de los niños que fueron detenidos entre el 1 octubre de 2013 y el 31 de mayo de 2014, son mexicanos. Sin embargo, el reciente aumento en las detenciones de los niños ha sido impulsado por el incremento en el número de los procedentes de América Central.

Esta semana, el presidente Obama anunció que tomaría una acción más "ejecutiva" en materia de inmigración, ya que el Congreso no ha logrado aprobar una ley de inmigración.

El mandatario estadunidense afirmó que la actual crisis en la frontera resalta la necesidad de abandonar la política y aprobar una reforma migratoria.

"De tercera clase"

-Con la consigna "salven a los niños", activistas comunitarios en Los Ángeles pidieron al gobierno de Enrique Peña Nieto que respete los derechos humanos de los menores centroamericanos que atraviesan su país.

-"No podemos ser hipócritas, México no puede exigir trato digno a sus migrantes en Estados Unidos, mientras no garantice el mismo trato a los miles de indocumentados centroamericanos que pasan por su territorio", aseguró Julio Cardoza, vocero de Casa Nicaragua.

-"No podemos ser los centroamericanos migrantes de tercera clase", agregó.

-Según Médicos Sin Fronteras, 58% de los inmigrantes atendidos en 2013 en territorio mexicano sufrió uno o varios episodios de violencia a lo largo de su recorrido.

Los traficantes, ahora "más necesarios"

La falta de acuerdos multilaterales, la corrupción en los tres órdenes de gobierno en México, así como la contención por parte de Estados Unidos, ha producido una "crisis humanitaria" en toda la cadena de la migración, denunció el secretario general de la Cámara de Diputados, Mauricio Farah.

En la presentación del estudio Migración y Derechos Humanos, impulsado por el programa de Derechos Humanos de la UNAM, el experto señaló que cada año 400 mexicanos mueren en la franja fronteriza y más de 20 mil centroamericanos son secuestrados en su paso por México.

Afirmó que en su obstinación por blindar la frontera, Estados Unidos hizo "más necesarios a los traficantes" y encareció sus tarifas, lo que generó el interés de la delincuencia organizada por la migración y ahora "son víctimas de extorsión, secuestro, trata de personas, mutilación y homicidio".

Entre las soluciones que presentó en el estudio, propuso la creación de una fiscalía del migrante para que concentre la investigación de los delitos cometidos contra este grupo vulnerable.

Farah dijo que dentro de la crisis humanitaria también están las deportaciones masivas, la ruptura que provoca la trágica separación de padres e hijos. Norma Ponce/México